«Los políticos manirrotos han puesto en peligro nuestro sistema sanitario»

Miles de médicos y farmacéuticos se unen en la protesta contra el tijeretazo

Los profesionales, muchos ataviados con bata blanca, protagonizaron una ruidosa pitada frente a Sanidad
Los profesionales, muchos ataviados con bata blanca, protagonizaron una ruidosa pitada frente a Sanidad

madrid- El Sistema Nacional de Salud es una conquista social y, con los recortes del Gobierno, su calidad y sostenibilidad están en peligro. Esta idea movió ayer a varios cientos de profesionales sanitarios (2.500 de acuerdo con los organizadores) que, ataviados con su atuendo de trabajo, la bata blancas, cortaron a las 12:00 el madrileño Paseo del Prado y se plantaron frente al Ministerio de Sanidad para protestar contra los últimos recortes, el famoso tijeretazo. De acuerdo con los médicos y farmacéuticos que acudieron a la protesta –histórica, pues fue la primera que ha unido a ambos colectivos en 15 años–, no se trata sólo de los recortes de sueldos y de los descuentos que sufrirán, sino de velar por el SNS, esa «conquista» que peligra «por políticos manirrotos que velan más por sus intereses particulares que por el bien común de los ciudadanos». Así lo manifestó un portavoz de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, la central mayoritaria en el sector y uno de los convocantes de la protesta, junto al Consejo de Colegios de Médicos, sociedades científicas agrupadas en Facme y varios colegios profesionales farmacéuticos. Las guardias, en peligroEstos últimos se unieron a la convocatoria en los últimos días y aún amenazan con no hacer sus tradicionales guardias si el Gobierno persiste en lo que consideran un cerco a su profesión, con un nuevo descuento del 7,5 por ciento por los medicamentos dispensados. «El Sistema Nacional de Salud está en una situación de quiebra técnica desde el punto de vista económico y estamos aquí los profesionales con ánimo de defenderlo y salvarlo. Nos ha costado demasiado tiempo y sacrificio para que ahora 17 autonomías y un Gobierno central que no han puesto las medidas a su tiempo lo hagan peligrar», señaló el portavoz del Foro de la Profesión Médica, Patricio Martínez, al término de la concentración.Aunque un sábado por la mañana el Ministerio estaba cerrado y ningún representante se reunió con los manifestantes, los médicos, arropados por las farmacias, ofrecieron a la ministra, Trinidad Jiménez, su «receta» en 10 puntos para garantizar el futuro del sistema y evitar recortes drásticos.En primer lugar pidieron al Ministerio que ejerza su papel «cohesionador» con los «17 sistemas autonómicos». Además, si hay que apretarse el cinturón, reclamaron que se empiece por «los gastos burocráticos» de un sistema autonómico con exceso de altos cargos. Unos presupuestos sanitarios «finalistas», coto al «intervencionismo político», más productividad y racionalización de los recursos fueron también propuestas del decálogo. Y, para terminar, pidieron una previsión de las necesidades futuras, más protagonismo para los médicos y el consabido Pacto de Estado.