Libros

Sólo las damiselas los prefieren gordos por Rosetta Forner

La Razón
La RazónLa Razón

A las mujeres les preocupa más la salud, será por eso que no aman la gordura. Obviamente, cada persona tiene su ideal en lo físico y lo espiritual. La obesidad no es saludable ni estética. Es una barrera de protección psicológica: esconde complejos, infelicidad, desvalorización personal y disimula soledades emocionales. La carestía de amor se compensa con comida. No todos los gordos son Shrek en busca de su Fiona, por eso el equilibrio emocional es el mejor atractivo. Mientras a las damiselas no les importa besar sapos con tal de conseguir pareja (aunque «gordura» no es sinónimo de «caudales», sino de alguien que no se cuida), las reinas los prefieren sanos (que no sapos), de cuerpo, mente y alma, pues les gusta que las abracen, no que las asfixien. El perderse entre los brazos de un hombre ha de ser poesía, no literalidad. Recordad: si gordos (y gordas) en vuestra vida no queréis tener, se acabó el conquistarles por el estómago.