España sufre por los problemas de Grecia e Italia

La prima de riesgo se dispara y el Ibex despide la semana con una caída del 3%

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»

El oráculo del rating convirtió en oficial lo que era un secreto a voces: Italia dejó de ser el «tapado» de la crisis de deuda en Europa y pasó a ostentar la denominación de periférico en riesgo. Moody's destapó en la víspera parte de los problemas de la economía transalpina –especialmente de sus bancos– en pleno debate sobre el segundo rescate de Grecia, y el «efecto dominó» del mercado trasladó las tensiones en ambos campos al interés de la deuda soberana en el secundario. La oposición helena tiene la llave de las ayudas a la economía griega, y su frontal rechazo al ajuste es percibido como un signo más de riesgo para la estabilidad del euro.
Ineficacia comunitaria
Después de tres rescates y a la espera de un cuarto, muchos de los países de la UE ya saben que la inyección de fondos comunitarios en las economías con problemas es «pan para hoy y hambre para mañana». Grecia, Irlanda e incluso Portugal necesitarán más dinero y la evolución actual de sus economías pone en duda que lo puedan devolver en el tiempo y la forma prometidos.
La financiación en los mercados es cada vez más cara y España sufre la incertidumbre de la crisis del euro con repuntes en la rentabilidad del bono. La deuda española sufrió ayer una nueva ola vendedora y su interés –que evoluciona a la inversa de la demanda– escaló hasta el 5,682% en el mercado secundario.
El bono alemán a diez años actuó como refugio de los inversores y su rentabilidad cayó hasta el 2,834%, lo que elevó la prima de riesgo de invertir en España hasta los 285 puntos básicos (un 2,85%) al cierre, cerca ya de la frontera de 300 puntos que los analistas fijan como el paso anterior a la necesidad de ayuda externa. El 30 de noviembre de 2010, tras el rescate de Irlanda, el riesgo país tocó los 311 puntos.
Con rescate o sin él, el mercado prolonga su castigo y el encarecimiento de la deuda impacta de forma directa en la financiación pública y privada del país, a todos los niveles. El Servicio de Estudios de BBVA calculó hace una semana que cada 100 puntos básicos de prima de riesgo le cuestan a España 12.400 millones de euros, el 1,24% del PIB. Trasladado a los niveles actuales, y de mantenerse la senda alcista, el país tendría que abonar más de 35.000 millones adiciones (el 3,5% del PIB) para captar capital en los mercados.
La Bolsa cotizó con descensos las incertidumbres europeas y el Ibex 35 se dejó otro 1,31%, lo que deja el déficit semanal en el 3%, el peor entre las grandes plazas europeas. El principal selectivo del mercado nacional liquidó de esta forma las ligeras ganancias anuales que mantenía, y ya pierde un 0,47% respecto a 2010. El resto de índices europeos también cedieron posiciones ayer, aunque menos que el selectivo español.
A nivel privado, los principales perjudicados por la crisis de deuda son los bancos, a los que la UE ha pedido que «aguanten» los bonos griegos en su poder para relajar el ataque del mercado sobre el país. De cara a los «test de estrés», ya son varias las voces que piden que la exposición al riesgo soberano sea uno de los capítulos importantes del exámen que se realizará a las entidades este verano.