Historia

OPINIÓN: El viento del espíritu

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Vas remando en una barca… Avanzas, pero poco a poco y con mucho esfuerzo. Despliegas las velas… El viento la empuja y vas más aprisa. La barca es tu vida; vas remando con esfuerzo hacia la meta, hacia el ideal: ser más, hacer más bien, ser buena persona. ¡Despliega las velas!... El Espíritu, como viento fuerte, te moverá y te hará avanzar más rápido hacia el amor. Hoy es Pentecostés: la fiesta del Espíritu. En el primer Pentecostés había doce apóstoles en torno a María la madre de Jesús. Aquello era una fiesta; gentes, lenguas, culturas y nacionalidades entendían un mismo lenguaje: las maravillas de Dios. No era una docena de líderes voluntaristas que, a base de talento y decisión, habían resucitado a Cristo, y se proponían ahora aniquilar el pecado del mundo. Eran doce pobres, incultos, cobardes y pecadores, a quienes Dios había hecho testigos sorprendidos de maravillas culminadas en la Resurrección. No podían callar lo que habían visto y oído: un «poder» nuevo que perdonaba los pecados, creaba comunión y ponía alas en los pies para salir a proclamarlo: «Como el Padre me envió, así también os envío yo... Recibid el Espíritu Santo; a quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados...». ¿Por dónde nos quiere llevar hoy el viento del Espíritu? Pues los mismos caminos de aquel primer Pentecostés, que partiendo de Jerusalén, «kilómetro cero» de la andadura misionera y evangelizadora, llevó a los primeros seguidores del Señor por todo el orbe. Hoy, como entonces, podemos individualizar cinco destinos. Atenas: es el ámbito del pensamiento, de la cultura y del saber, la atmósfera en que a menudo crece la increencia, el agnosticismo o la indiferencia religiosa, nuevos areópagos donde entablar el diálogo racional y creyente. Jericó: el camino que nos conduce hacia el apaleado, el caído, el marginado y empobrecido; camino que siempre nos llevará junto a las víctimas de las mil y una injusticias, de los mil y un dolores que afligen a la humanidad. Roma: aquellos núcleos donde se gestan las decisiones sociopolíticas de nuestro tiempo, como se gestaban las de entonces. Emaús: simboliza el camino del cansancio, el desaliento, el escepticismo, la frustración o el desengaño respecto a todo lo religioso. Y en definitiva todos los caminos, porque siguen siendo muchos los hombres que vagan sin sentido por este mundo; y ¿cómo lo van a encontrar si alguien no los orienta? ¡Vale la pena dejarse conducir por el Espíritu! Sé valiente y… no te desanimes si alguna vez, habiendo decidido navegar mar adentro, has plegado velas y has remado con desilusión hacia la orilla. Quizás te has vuelto atrás asustado cuando no has visto tierra, la tierra de tus seguridades de la que has partido, o cuando se ha levantado ante ti alguna tempestad. ¡Ten ánimo! ¡Déjate guiar y conducir por Él y hará de tu vida algo verdaderamente maravilloso!