Los conductores insumisos obligan a levantar barreras en el peaje de Mollet

Abertis cifra en 388 los usuarios que no pagaron, el 0,092% de las transacciones

BARCELONA- La quinta jornada de protesta del movimiento #novullpagar, convocada ante la subida del precio de los peajes, obligó a levantar las barreras de Mollet durante unos minutos para evitar que el colapso en la carretera fuera a más. En media hora de bloqueo, los insumisos crearon colas de hasta dos kilómetros reteniendo el paso de los vehículos en el peaje de Mollet. A pesar de la aparatosidad de la protesta, la concesionaria Abertis minimizó su seguimiento con cifras. Ayer, 388 usarios se negaron a pagar, lo que supuso el 0,092 por ciento de las transacciones realizadas durante todo el día.

Sobre las 12.00 horas, un centenar de conductores apagaron motores y se apearon de sus vehículos justo al llegar al peaje de la AP-7 a la altura de Mollet del Vallès. Algunos aguardaron antes de bajarse del coche haciendo sonar el claxon para hacer notar, aún más, la protesta. Los que saltaron al asfalto desplegaron una larga pancarta en la que se podía leer «prou peatges, #novullpagar» (basta peajes, no quiero pagar), enarbolaron banderas independentistas catalanas y profirieron cánticos contra los peajes y la última subida del precio de estos a instancias del Gobierno. Entre los manifestantes, se encontraba él portavoz de Solidaritat Catalana per la Independència (SI) en el Parlament, Uriel Bertran, que instó a la Generalitat a «dejar de estar de estar al lado de las concesionarias para alinearse con la ciudadanía».

Poco a poco, los coches que circulaban por la AP-7 en sentido Granollers fueron llegando al peaje. En 30 minutos se formaron colas de dos kilómetros, mientras los que protestaban se movían entre los vehículos llamando a la insumisión del resto de conductores.

Ante el bloqueo de la circulación y para evitar que se produjeran accidentes, la compañía Abertis decidió levantar las barreras de los peajes. Diez minutos después, los turismos pudieron reanudar la marcha y descongestionar ese tramo de la autopista.

Desde ayer, circular por la AP-7, AP-2 y la C-33 es un 7,5 por ciento más caro. A partir de septiembre, el precio de los peajes subirá un 2,5 por ciento más.

La medida tomada por el Gobierno supuso que el Govern pusiera el grito en cielo anteayer al considerar que el Ejecutivo había actuado de forma «desleal» por no avisar con tiempo. El PP recordó a la Generalitat que los peajes competencia de la Administración catalana son un 176 por ciento más caros que los del Estado. Desde CDC ayer tildaron la subida de los peajes de ofensiva contra el pacto fiscal. «Sin mirar los términos del documento, ya han dicho que no quieren sentarse a negociar y, al cabo de pocos días, ya tenemos una de las primeras respuestas», dijo el secretario de organziación, Josep Rull. No osbtante, la medida está recogida en el real decreto ley de medidas urgentes para garantizar la estabilidad presupuestaria y data del pasado 13 de julio.

Desde que se convocara la primera protesta el pasado 1 de mayo, las concesionarias han enviado al Servei Català de Trànsit más de 55.000 denuncias, de las que se han tramitado 10.000 . La multa a la que se exponen los insumisos asciende a 100 euros.