Y España no tomó la calle

1 de Mayo: los sindicatos, que tienen más de 340.000 delegados, y el PSOE apenas reúnen a 215.000 personas / Los sindicatos redoblan sus ataques contra el PP liderados por los dos ministros del PSOE con los que el paro creció en tres millones de personas / Cumbre del BCE en Barcelona: la Policía controla a través de internet a más de 3.000 «antisistema»> #NOatomarlacalle de LA RAZÓN fue «trending topic» global y eclipsó al #1demayo de los sindicatos en Twitter

Los sindicatos no terminan de convencer a la sociedad española. Tras encadenar fracaso tras fracaso en las manifestaciones anteriores, que tuvieron su punto álgido el pasado 29 de marzo, día de la huelga general –aunque con un escaso seguimiento del 15%, según la CEOE–, parecía que, con la excusa del Primero de Mayo, los trabajadores harían honor a su día y saldrían a las calles. Pero nada más alejado de la realidad.

Bajo el cántico de «El pueblo unido jamás será vencido», la izquierda avanzaba por las calles de 80 ciudades españolas con el lema «Quieren acabar con todo. Trabajo, Dignidad, Derechos».

Los dos sindicatos mayoritarios, UGT y CC OO, que no levantaron tanto la voz en la época socialista y que ayer gritaban insultos contra el Gobierno, eran arropados –en la que fue la marcha principal de Madrid– por el grupo de la oposión, el PSOE.

En una protesta contra la reforma laboral, contra la destrucción de empleo y en defensa de los más de 5,6 millones de parados, los ex ministros de Trabajo socialistas Valeriano Gómez y Jesús Caldera –sobre los que pesan más de tres millones de parados–, apadrinaban una movilización que no consiguió llenar las calles de las ciudades españolas.

Ignacio Fernández Toxo, líder de CC OO, tachaba de éxito la convocatoria con «cerca de un millón de personas por toda España». Sin embargo, todo era un espejismo. Las cuentas tampoco cuadraron ayer. En Madrid y Barcelona, la cifra barajada por los sindicalistas fue de 100.000 manifestantes por ciudad, frente a una cantidad entre 19.280 y 12.100, según los datos oficiales de Interior. En La Coruña 30.000 según CC OO y UGT y 18.650 para el cuerpo policial. En total, por toda la geografía española sólo salieron a la calle unas 215.156 personas, según Interior.

Es el cuento de nunca acabar, porque «vamos a seguir movilizándonos contra la reforma laboral, día tras día, mes tras mes...», gritaba José Ricardo Martínez, el «sindibanquero». «No nos vamos a callar, porque este escenario se lo han ganado ellos por no acceder al diálogo social», gritaba Cándido Méndez, líder de UGT, que comparó las condiciones laborales de España con las de China. «La reforma laboral no nos acerca a Europa», afirmaba.

La marcha de la capital transcurrió rápida y tranquila mientras se gritaban consignas a favor de otra huelga general. Pensionistas, juventudes socialistas y afiliados de los sindicatos portaban carteles donde se podían ver las tijeras tachadas, como oposión a los recortes, o enunciados de «No somos mercancías» o «¿Protestar es terrorismo?».

«Vamos a tardar más o menos, pero hay una reforma laboral que impedir y que no va a presidir las relaciones laborales para siempre», declaraba Toxo. «O cambian las políticas o cambia el Gobierno», secundaba Méndez.

La lluvia estuvo presente de nuevo tanto en el cielo de Madrid como en los discursos. El «sindibanquero», José Ricardo Martínez (UGT), apelaba a la nube, que «la ha alquilado Espe para jodernos, pero no lo va a conseguir». Y Javier López (CC OO) gritaba: «La clase trabajadora se moja pero no se arruga».


LA LUPA
Marianete y «Ella» (Espe), los protagonistas
A Mariano Rajoy y a Esperanza Aguirre les tuvieron que pitar ayer los oídos. Los sindicalistas los situaron en el centro de sus insultos. «Marianete», mentiroso, cobarde o busto parlante tenían de protagonista a Rajoy. Y Ella (Espe), que vive en otro mundo o que tiene que pedir perdón a trabajadores y sindicatos.

«La nube la ha alquilado Espe para jodernos, pero no lo va a conseguir»
José Ricardo Martínez. Líder de UGT en Madrid

«La clase trabajadora se moja, pero no se arruga»
Javier López. Líder de CC OO en Madrid