Copa del Rey

Negredo hace malabares (0-4)

El Sevilla dejó sentenciado el pase a octavos de la Copa del Rey ante un rival correoso que no se lo puso fácil.

El delantero del Sevilla CF, Álvaro Negredo (d), controla el balón
El delantero del Sevilla CF, Álvaro Negredo (d), controla el balón

Irún-El Real Unión de Irún, verdugo del Real Madrid en esta competición hace dos temporadas, no se limitó a defender. Se soltó con rápidos ataques que convirtieron el partido en un atractivo ir y venir. Todo eso hasta justo después del descanso, cuando Yuri despejó con las manos un balón que se colaba. Penalti y expulsión, clarísimos.
El Sevilla no sacó ventaja de esa pena máxima, Negredo la falló, pero a partir de ahí al Real Unión le costó más, aunque nunca bajó los brazos, y terminó goleado. Negredo tiró al poste el penalti. La magia la había guardado para antes y después. Justo en el minuto 45 había marcado el 0-1 tras hacer un control espectacular. El balón caía del cielo y él estaba de espaldas, pero lo controló girándose y sorprendió a todos. Después resolvió con alguna dificultad, pero el esférico acabó dentro de la portería. Más tarde aprovechó una jugada de estrategia para hacer el segundo. José Carlos sacó una falta lateral y el «18» remató con una especie de volea –aunque golpeó la pelota un poco «mordidad»– que se fue pegada al poste.
La jugada curiosa se produjo en un falso segundo penalti. Álvarez Izquierdo primero lo señaló y después rectificó y pitó falta fuera del área. También los jugadores locales pidieron un tercer penalti, esta vez a su favor, por mano de Zokora. Los tantos al final de Alfaro, de cabeza, y José Carlos no hicieron más que confirmar que el Sevilla estará en octavos.