«Sin la esperanza en Dios ningún proyecto arraiga»

«Las ONG están bien, muchas hacen un gran trabajo, pero sin infundir esperanza, no se consigue nada, ningún proyecto arraiga, y eso lo conseguimos los misioneros anunciando el Evangelio, con palabras y hechos, como Jesús»

Imagen de archivo
Imagen de archivo

Así explicaba el misionero javieriano Salvador Romano, un catalán veterano en África, la especial eficacia de las misiones para el desarrollo humano integral, con motivo del Domingo Mundial de las Misiones (Domund) que se celebra este fin de semana.

En el país más pobre

«Yo vivo en Chad, que es el país campeón mundial de la corrupción. Creo que es el segundo o tercer país más pobre del mundo, y falta libertad de expresión. Pero si allí predicas "bienaventurados los pobres", pasa algo, la gente se levanta, y empieza a hacer cosas: escuelas, microcréditos, todo un sistema de lucha contra el sida, etc... Las ONG nos lo dicen: "Si el misionero no pasa por el pueblo animando, ningún proyecto funciona"». El fatalismo o la corrupción lo paraliza todo. Pone otro ejemplo: en su región, Pala, habitan 1,2 millones de personas, con apenas 30.000 católicos... pero este grupo diminuto es el que ha puesto en marcha todos los hospitales de la zona, «porque tienen esperanza y confianza en Dios».
Pero para eso, la ayuda del Domund es básica: «En mi diócesis el Domund cubre el 20% de todos nuestros gastos. La gente de allí aporta otro 15%, y el resto, se consigue de milagro», explicó Salvador Romano.

En la presentación participó el obispo de Mymensingh, Paul Ponen Kubi, el único obispo de Bangla Desh de etnia indígena o adivasi, presentado por Benjamín Gómez, el único misionero español en el país bengalí. Aunque en su diócesis los católicos no llegan ni al 1% de la población, la Iglesia mantiene allí una infinidad de escuelas primarias donde niños cristianos, hindúes, musulmanes y budistas estudian y juegan juntos, previniendo conflictos y prejuicios. La Iglesia se esfuerza por educar a la minoría indígena y conservar sus lenguas y culturas ante la presión islámica. Como resultado, la mayoría de los seminaristas pertenecen a estas etnias.

Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona y director de Obras Misionales Pontificias, pidió, al presentar el Domund, generosidad con los misioneros este domingo, y recordó que España es, después de EE UU, el país que más da en el Domund. También expresó su deseo de que la generosidad no sea sólo económica, sino que se exprese en oraciones y «en jóvenes que se planteen seriamente el seguimiento a Cristo».

El subdirector de Obras Misionales Pontificias en España, Anastasio Gil, explicó que este año se publica por primera vez el material promocional de la jornada en gallego (que se añade así al catalán, euskera y castellano) y que ésta se ha anunciado en 15 publicaciones digitales, incluyendo LA RAZON. También explicó que en el año 2011 se va a focalizar la atención misionera de OMP en el continente de Oceanía, aunque no de forma excluyente. «De hecho, hemos encontrado misioneros españoles en Papúa-Nueva Guinea, y son de Segovia», añade el segoviano Gil con satisfacción. «España cuenta con unos 16.000 misioneros por el mundo», explica. Toda una potencia evangelizadora.


Proyectos que financia el Domund

- En Vietnam, país comunista en el que los católicos sufren muchas restricciones, el Domund ha ayudado a reparar 39 iglesias y capillas.
- Se han creado centros de diálogo entre musulmanes y cristianos en Pakistán, Tanzania, Indonesia, Filipinas y Marruecos: una forma de prevenir el fundamentalismo.
- Se han destinado 390.000 dólares a casas de acogida para sacerdotes ancianos o enfermos en Nigeria, Zambia, Zimbabwe, Congo, etc...
- En Togo, Sierra Leona, Zambia, Angola, Etiopía y otros países las misiones han usado fondos del Domund para abrir pozos de agua potable.
- OMP ha destinado más de 200.000 dólares a instalar células solares que den energía en iglesias y misiones de Sudán, Tanzania, Uganda o Zambia.