La vida tan normal de un epiléptico

Los expertos derrumban falsos mitos sobre la enfermedad. La Fe pone en marcha una nueva técnica diagnóstica

El doctor Vicente Villanueva (en primer plano), analizando la actividad cerebral de un paciente ingresado en la unidad de Vídeo Encefalografía (Vídeo EEG).
El doctor Vicente Villanueva (en primer plano), analizando la actividad cerebral de un paciente ingresado en la unidad de Vídeo Encefalografía (Vídeo EEG).

VALENCIA- La epilepsia bien podría ocupar uno de los primeros puestos en el hipotético «ranking» de enfermedades víctimas de falsos mitos. No todos los que la padecen sufren convulsiones, de hecho, apenas el diez por ciento, y además, la mayoría de los que la soportan suelen llevar una vida normal. «No existen motivos para la exclusión social o laboral de estos pacientes», aclara al respecto Vicente Villanueva, coordinador de la Unidad Multidisciplinar de Epilepsia del hospital La Fe de Valencia.
 En este punto explica que uno de cada cuatro epilépticos puede vivir sin medicarse, y de los que lo hacen, el setenta por ciento no sufren crisis y son capaces de vivir un día a día sin más complicaciones que la del resto de seres humanos. Y para aquellos a los que los fármacos les provocan efectos adversos -sueño, cansancio desmesurado- queda la opción de la intervención quirúrgica.
De hecho, este centro hospitalario, ha puesto en marcha una nueva técnica diagnóstica para la epilepsia basada en la implantación de electrodos profundos, con la que se pretende identificar la localización exacta del inicio de las crisis en pacientes que no han respondido al tratamiento convencional con medicación.
Este método diagnóstico, realizado mediante intervención quirúrgica y con la ayuda de un neuronavegador, consiste en implantar los electrodos profundos en la región cerebral patológica, tras lo cual el paciente permanece monitorizado en la Unidad de Vídeo Encefalografía (Vídeo EEG) durante varios días para registrar y valorar las crisis. De esta manera, es posible determinar con una mayor precisión el origen de éstas, extirpar el área indicada mediante cirugía y buscar una solución a la enfermedad.
Esta innovación en técnicas de diagnóstico y tratamiento se enmarca en la celebración del V Curso de Evaluación Prequirúrgica y Cirugía de la Epilepsia que organizó ayer La Fe y donde se abordaron los principales aspectos de la epilepsia temporal con lesión en niños y adultos, como la tipología de las crisis, la utilidad de la monitorización o el tratamiento tras la cirugía, entre otros.
Y es que se trata de una dolencia que no avisa, que puede aparecer en cualquier momento y que, sin embargo, resulta imposible prevenir, «aunque llevar una vida sana, nunca está de más».


No avisa y no se puede prevenir
- Se trata de una enfermedad que afecta sobre todo a niños y ancianos. El porcentaje de hombres y mujeres que la soportan está igualado.
- En la actualidad la padecen cerca de 40.000 valencianos.
- El setenta por ciento de los afectados lleva una vida normal gracias a la medicación.
- La Unidad Multidisciplinar de Epilepsia del hospital La Fe fue declarada unidad de referencia por el Sistema Nacional de Salud en diciembre de 2010.
- Desde mayo de 2006, ha intervenido a unos 130 pacientes adultos y niños y evaluado a otros 500, lo que la sitúa como referencia nacional en este tipo de cirugía.