La cuchara como valor diferenciado por Miguel Ángel ALMODÓVAR

La cuchara como valor diferenciado, por Miguel Ángel ALMODÓVAR
La cuchara como valor diferenciado, por Miguel Ángel ALMODÓVAR

La chirimoya ofrece mucho en lo nutricional y terapéutico, ya que, de un lado, su aporte de fibra favorece el tránsito intestinal y previene el estreñimiento, fuente de muchos males mayores; de otro es generosa en vitamina C, que amplía la resistencia a las infecciones, favorece la absorción del hierro de los alimentos y participa en la formación de hueso, colágeno y glóbulos rojos. Finalmente es rica en potasio, elemento indispensable en la generación del impulso nervioso muscular y equilibrador del balance hídrico en el organismo. Con todo, su mayor valor diferenciado es que, partida en mitad, se puede comer con cuchara, podio que sólo comparte con el melón francés o cantalupo, lo que no es ni mucho menos baladí si se tiene en cuenta que la razón principal de que ocho de cada diez niños no consuma la cantidad de fruta que necesita su organismo, es el tedio y pereza que suscita el pelado de la pieza.