El Papa centrará su homilía en la defensa de la familia y la vida

Montilla elogia el trabajo de la Iglesia en tiempos de crisis y con los inmigrantes

Montilla y Sistach, ayer en la inaguración de la nueva sede del obispado de Sant Feliu de Llobregat
Montilla y Sistach, ayer en la inaguración de la nueva sede del obispado de Sant Feliu de Llobregat

BARCELONA- Cuando el Papa dedique el templo de la Sagrada Familia el próximo domingo 7 de noviembre centrará la homilía en la importancia de la familia y la vida y en la relación entre la fe y la cultura. Así lo adelantó ayer, en la inauguración de la nueva sede del obispado de Sant Feliu de Llobregat, el nuncio del Vaticano, Renzo Fratini.
A partir de la persona de Antoni Gaudí, artífice del templo pronto basílica, Benedicto XVI construirá su discurso. Como destacó Fratini, en declaraciones a TV3, el arquitecto catalán fue un «gran cristiano» y su trabajo demuestra que la fe no es contraria ni al arte ni a la cultura. Además, en un momento en que la importancia de la familia y de la vida pueden quedar en entredicho por acciones políticas, el Santo Padre mostrará su apoyo a los defensores de la vida, y los que mantienen en pie los cimientos de la familia.
Precisamente, a dos semanas vista de la visita del Papa a Barcelona, el presidente de la Generalitat quiso elogiar el trabajo realizado por la Iglesia en tiempos difíciles y su papel en la integración de los inmigrantes. «En las 120 parroquias que forman parte del este obispado –el de Sant Feliu de Llobregat– se atienden a muchos futuros catalanes», destacó Montilla. Además, el primer secretario del PSC puso de manifiesto la «sensibilidad» del obispado «en la atención» y apoyo a los colectivos «mas necesitados» y vulnerables de la sociedad en época de crisis económica.
«El obispado dispone a partir de ahora de un espacio adecuado para las personas que trabajan, pero también para las que por necesidad o voluntad se acercan a la Iglesia», dijo Montilla sobre la nueve sede del obispado de Sant Feliu de Llobregat. Y es que, desde que en 2004 fuera creado este obispado por decreto del Vaticano, las dependencias diocesanas se ubicaron en dos pisos de alquiler. Desde ayer, y tras tres años de obras, un nuevo edificio de 5.000 metros cuadrados alberga la nueva sede.


Comerciantes y vecinos piden más información
- Tanto los residentes como los comerciantes del barrio de la Sagrada Familia piden al Ayuntamiento de Barcelona más información oficial –y no a través de los medios– sobre la visita del Papa y su afectación a la zona. Al parecer, sólo algunos establecimientos han recibido hasta ahora la carta redactado por el Consistorio, la Generalitat y el Arzobispado de Barcelona en la que se informa de los cortes de circulación los días previos y durante la estancia de Benedicto XVI. Otros pocos locales han sido contactados por la Guardia Urbana.
- Además, los vecinos aseguran no saber cómo acreditarse para poder entrar y salir de sus viviendas cuando el acceso a los alrededores de la Sagrada Familia se limite.