El PP lanza una campaña prometiendo bajar el IVA

Los populares ponen en marcha una campaña en la que alertan de las graves efectos de que el Gobierno eleve el IVA.

Sánchez-Camacho presentó ayer en la sede del PP la campaña que insertarán en autobuses urbanos y vallas publicitarias
Sánchez-Camacho presentó ayer en la sede del PP la campaña que insertarán en autobuses urbanos y vallas publicitarias

BARCELONA-El PP se siente orgulloso de ser un partido relacionado a la bajada de impuestos, una política que caracterizó sus ocho años de gobierno en España. Los populares no sólo no reniegan de su obra, sino que esperan darle continuidad después del próximo ciclo electoral. La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, presentó ayer la última campaña de su partido con un mensaje claro y directo: «Volveremos a bajar tus impuestos. El primero, el IVA. Tú decides».Los populares hicieron público este compromiso cuando faltan dos meses para que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero materialice una subida del IVA del 2 por ciento, que llevará el tipo general de este impuesto del 16 al 18 por ciento. Según advierte el PP en esta campaña, esta medida provocará una contracción del PIB de 0,5 puntos al año, una reducción del presupuesto familiar de 700 euros al año y una destrucción de 120.000 puestos de trabajo en España. «La subida del IVA retrasará la recuperación económica al subir el coste de la cesta de la compra, reducir los márgenes de los comerciantes y retraer el consumo», alerta el PP.Los populares también están convencidos de que el aumento de la presión fiscal perjudicará, además, al turismo de Cataluña, ya que se encarecerán los viajes, los alojamientos y los gastos de los turistas. Otra de las consecuencias del aumento del IVA, a su juicio, es que habrá un incremento medio en el coste de la vivienda de más de 2.400 euros por piso. Y todo ello combinado con el inevitable encarecimiento de la cesta de la compra.¿Por qué esta subida? «El Gobierno pretende recaudar 5.150 millones de euros de todos los españoles», responde el PP, que criticó al Ejecutivo por subir la presión fiscal mientras, en paralelo, «el gasto de personal a su servicio ha crecido más de 8.000 millones desde 2004».

CiU y PSC, los responsablesSánchez-Camacho se mostró particularmente orgullosa de esta campaña porque, a su entender, permite demostrar que el PP «habla de los problemas reales de los ciudadanos». «Nosotros vamos más allá de las palabras vacías de contenido. Queremos cambios y hacemos propuestas», subrayó. Dicho esto, la dirigente popular arremetió contra PSC y CiU. Contra los primeros porque suben los impuestos y contra los segundos porque no los bajaron cuando controlaban la Generalitat.La candidata a presidir a las elecciones autonómicas trajo a colación su experiencia como alto cargo en el Ministerio de Trabajo para defender la viabilidad de la política fiscal del PP y aseguró que mientras CiU asocia su imagen a una «sonrisa» y el PSC supuestamente opta por el «buenismo» el PP «es el único partido catalán» que hace propuestas para resolver problemas reales.La campaña de los populares ha tenido un coste de 100.000 euros y cumple el nuevo código ético del partido. El PP ha editado 50.000 trípticos y ha contratado espacios en autobuses urbanos y vallas publicitarias. Cabe señalar que Cataluña no tiene competencias para acometer reformas sobre el IVA porque es un impuesto que depende del Estado.

Paliar la caída de ingresosLa subida del IVA es una medida que el Gobierno ha sacado adelante con el objetivo de paliar la caída de ingresos por tributos. A lo largo de este año, la deuda pública española alcanzará el 62,5 por ciento del PIB. De ahí, que el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero intente equilibrar las cuentas de alguna manera. En España hay tres tipos diferentes de IVA: el general, que grava bienes que no son de primera necesidad sin distinguir su valor; el reducido, que grava determinados servicios como la hostelería y el turismo; y el superreducido para bienes básicos como el pan y la fruta. El tipo general pasará en julio del 16 al 18 por ciento y el reducido del 7 al 8 por ciento. Esta subida ayudará al Gobierno a cumplir su objetivo de reducir el déficit del Estado del 5,7 por ciento al 5,4 por ciento.