Las autonomías echan en cara a Sanidad el «maquillaje» del gasto

La nueva «guerra» mediática que ha emprendido el Ministerio de Sanidad contra los bollos y las golosinas en los colegios no acaparó todo el tiempo en el último Pleno del Consejo Interterritorial que se celebró hace una semana en Madrid.

Las autonomías echan en cara a Sanidad el «maquillaje» del gasto
Las autonomías echan en cara a Sanidad el «maquillaje» del gasto

Aunque no figuraba en el orden del día, algunas autonomías no desaprovecharon la ocasión para reprochar a los altos cargos la «operación cosmética» que, a su juicio, han activado para rebajar el gasto farmacéutico de forma artificial. Como adelantó este periódico, el departamento que dirige Trinidad Jiménez trata de «maquillar» la factura pública en medicinas de dos formas: por un lado, ha ordenado a todas las comunidades suprimir de la estadística que le remiten cada mes los productos dietéticos porque, según entiende ahora, «aunque se dispensan en oficina de farmacia a través de receta, no forman parte de la prestación farmacéutica». Dicha orden figura en una carta enviada a finales de junio por el director general de Farmacia, Alfonso Jiménez Palacios, a todas las Consejerías, y es operativa desde julio. El segundo procedimiento para suavizar el gasto consiste en permitir de forma tácita la salida de decenas de medicamentos de la farmacia con destino al hospital. Al final, el gasto se mantiene, pero deja de figurar en la partida farmacéutica que Sanidad hace pública, rebajando así las alertas en Economía, partidaria de medidas extra de control del déficit.Según ha podido saber LA RAZÓN, la consejera de Sanidad de Canarias, Mercedes Roldós, fue la que abrió el «fuego» en la reunión del máximo órgano de coordinación autonómica. A lo largo del encuentro, celebrado a puerta cerrada, se refirió a esta «reducción ficticia del gasto» y remarcó que «no podemos hacer trampas en el solitario», a la par que cuestionó el escaso ahorro que van a reportar este mismo año las medidas diseñadas para atajar esta partida, lo que, según diversas fuentes, provocó el enfado del secretario general, José Martínez Olmos, y de la propia ministra. Unificar criterios para todosComo ya ha informado este periódico, el Ministerio alega que la retirada de los productos dietéticos busca sólo «unificar criterios entre autonomías». En este sentido, Roldós recordó que la disparidad sigue existiendo y que hay territorios que computan como gasto farmacéutico los pañales para la incontinencia o las tiras reactivas de glucosa, mientras que otras no lo hacen. La necesidad de «homogeneizar» los datos que engrosan la factura debería extenderse también, de acuerdo con este argumento, a todos los productos afectados y a todos los territorios, y no a unos pocos. Roldós aprovechó también su intervención para recordar que aunque los productos dietéticos desaparezcan de la factura, «el gasto seguirá produciéndose». Frente a ello, Martínez Olmos insistió en que la actuación de Sanidad no es una operación de maquillaje. Como informó este periódico, el PP ha preparado una batería de preguntas sobre esta cuestión, a la que califica de «muy grave», con el fin de que la propia Trinidad Jiménez las responda en el Congreso. En concreto, los populares quieren saber, según manifestó la ex ministra Ana Pastor, qué principios activos de medicamentos y productos sanitarios que figuraban en la factura farmacéutica han salido de la misma y qué gasto representan.Una operación «cosmética» sin precedentesLa decisión del departamento de Trinidad Jiménez de retirar de la estadística oficial que publica cada mes los productos dietéticos, adelantada por LA RAZÓN el pasado 16 de julio, es considerada por el sector y la oposición como una «operación cosmética» sin precedentes en la Sanidad.