Las FARC descartan rendirse y piden una «oportunidad para la paz»

Las FARC reclamaron hoy una «oportunidad para la paz, no para la rendición» en su primer pronunciamiento tras la muerte de su jefe militar, alias «Mono Jojoy», en las selvas del sur de Colombia, donde continúan los combates y unos 700 rebeldes huyen en «desbandada».

El mensaje de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se conocía al tiempo que médicos forenses realizaban la necropsia del líder insurgente abatido a muerte el miércoles en un paraje del municipio de La Macarena, en el departamento del Meta.

El director del Instituto de Medicina Legal (forense), Juan Isaac Llanos, confirmó en una rueda de prensa que hasta su despacho llegaron los cadáveres de siete guerrilleros, cuatro hombres y tres mujeres, en avanzado estado de descomposición.

"La manera de muerte es violenta y aprovechamos para decir que sería importante que los familiares se empezarán a acercar"para reclamar los cuerpos, dijo el funcionario.

Tras la identificación de Víctor Julio Suárez Rojas, alías "Mono Jojoy", también fue establecida la identidad de Gilma Espinoza Castro, alías "Shirley", compañera sentimental del jefe guerrillero, además de Ana Ruth Montoya y de Héctor Sandoval.

El ministro colombiano de Defensa, Rodrigo Rivera, había adelantado, antes de viajar a la zona donde pereció el cabecilla guerrillero, que se había logrado la identificación plena de "Mono Jojoy"por huellas dactilares.

"No solamente tenemos confirmación morfológica de la identidad de este delincuente, confirmación por las fotos e inteligencia y elementos que encontramos allí que solo podrían ser de él, sino que ya tenemos la confirmación decadactilar, las huellas del 'Mono Jojoy' confirman que éste es el personaje que estábamos buscando", manifestó.

Rivera confirmó que son 13 los militares que resultaron heridos en los combates con los encargados de la seguridad del abatido jefe militar de las FARC y que "se siguen librando operaciones en la zona".

En prevención de una represalia de las FARC, en la capital colombiana, Bogotá, se ha reforzado la seguridad con 2.277 policías y se protegió especialmente la sede del Instituto de Medicina Legal, donde está el cadáver del "Mono Jojoy".

Desde Nueva York, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, felicitó al mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, por la operación en la que murió el líder insurgente.

Santos le respondió que con la muerte del "Mono Jojoy"se abre "una nueva era"después de que comparara la importancia de esta operación con la eventual muerte de Osama bin Laden.

Francia también felicitó a Colombia y pidió a la guerrilla de las FARC que "abandone la violencia, libere a todos los rehenes, cese toda acción terrorista y se comprometa a un diálogo político con el Gobierno".

La muerte del "Mono Jojoy"es considerada el golpe más fuerte contra este grupo armado ilegal en sus más de 45 años de existencia, incluso superior a la de Luis Édgar Devia, alias "Raúl Reyes"y quien fuera el canciller de la guerrilla, el 1 de marzo del 2008 durante un bombardeo colombiano a un campamento en Ecuador.