Gallardón congela las tasas para 2011

Se amplía el límite para pedir la exención de la tasa de basuras, por lo que más familias no tendrán que pagarlo.

El Ayuntamiento calcula que entre un siete y un diez por ciento más de personas podrán acogerse el próximo año a la exención del pago de la tasa de basuras
El Ayuntamiento calcula que entre un siete y un diez por ciento más de personas podrán acogerse el próximo año a la exención del pago de la tasa de basuras

Madrid- Por segundo año consecutivo, el Ayuntamiento de Madrid ha optado por no gravar más las maltrechas economías de los madrileños con un incremento de los impuestos locales. Así, renuncia al incremento del IPC y congela de nuevo todas las tasas y tipos impositivos municipales, con algunas excepciones que benefician aún más a los vecinos de la capital.
En concreto, la tasa de basura baja un nueve por ciento en 2011, lo que supondrá un ahorro medio de cinco euros. Además se amplía el límite para pedir la exención del pago de este tributo entre el 4,7 por ciento y el 7,7 por ciento. Esto supone que más familias podrán ahorrarse el impuesto sobre los residuos si el salario anual que recibe la familia no llega a los 8.857,60 euros si viven una o dos personas, o hasta 13.919 euros si viven más de cuatro.
El área de Hacienda del consistorio madrileño ha realizado un esfuerzo en este aspecto ya que el primer año de aplicación de la tasa sólo se acogieron 9.000 personas a esta exención. Entonces se amplió hasta fin de año para que otras 5.000 pudiesen tener este beneficio y, este año, ya son 25.000 las que han presentado la documentación para acceder a esta bonificación del cien por cien del pago. A esto también ha contribuido que el Ayuntamiento optase por actuar «de oficio» y aplicar la exención directamente a las familias que tuviesen ayuda a domicilio. También se realizó una fuerte campaña de comunicación.
Otra de las tasas que mantienen sus ventajas para los madrileños es el Impuesto sobre Actividades Económicas, que en 2011 mantendrá las bonificaciones por creación de empleo que se crearon en 2010. De este modo, las bonificaciones van parejas a los porcentajes en los que se incremente la plantilla. Las empresas que quieran solicitarla tendrán que hacerlo durante el mes de enero en el Ayuntamiento.
En cuanto al IBI, que es el que produce la mayor carga tributaria de todos los impuestos locales, el consistorio ha decidió mantener el tipo impositivo en los mismo términos que en 2009 y 2010, esto es, un 0,581 por ciento. Sin embargo, los efectos de la revisión catastral llevada a cabo en 2001, que se aplican cada año, supondrán una subida global del 6 por ciento para cada madrileño.
A este respecto, el delegado de Hacienda, Juan Bravo, recordó que las personas que tienen domiciliado el recibo del IBI y, además, han optado por fraccionar su pago, tienen una bonificación del 5 por ciento. «En la práctica esto supondrá que sólo subirá un 1 por ciento», señaló el delegado. Actualmente, aproximadamente un 50 por ciento de las personas que deben pagar este gravamen tienen domiciliado el recibo y, de éstos, algo menos de la mitad lo ha fraccionado.

Telefonía y publicidad
Para el próximo año sólo suben dos tasas municipales que no afectan directamente a los ciudadanos de a pie. La primera de ellas afecta a las compañías de telefonía móvil, que deberán pagar un 30 por ciento más de lo previsto a las arcas municipales, en aplicación de una sentencia del Tribunal Supremo que avala la tasa aplicada en este sentido por la ciudad de Badalona y que el Ayuntamiento de Madrid ha utilizado para modificar su propia ordenanza, actualmente pendiente de un recurso judicial. La otra subida afecta a la publicidad en las fachadas y supone un incremento también del 30 por ciento en el precio de cada metro cuadrado por mes que ocupe.