«Supervivientes» navega viento en popa en su estreno

Si como Jorge Javier Vázquez dice, «siempre que empiezo un programa siento que tengo que pasar un examen», no ha podido empezar con mejor nota. «Supervivientes» arrasó en la noche del jueves, con casi cuatro millones de telespectadores y un 26,7% de cuota de pantalla.

supervivientes
supervivientes

La clave del éxito puede que esté en el cásting con Kiko Rivera, Tony Genil, Aída Nízar, Rosa Benito, Sonia Monroy y Reyes Estévez entre otros. «Cuando me lo ofrecieron, me quedé en blanco. Es algo habitual en mí; tardé en reaccionar 24 horas. Mi contestación fue: ‘‘Ah, bueno, ¿y cómo va a ser el casting?'' En cuanto me lo dijeron se me fue la preocupación», afirma Jorge Javier. El presentador no tiene favoritos aunque tiene claro que, para el espectáculo, «Kiko Rivera va a ser un pelotazo. Muchos ojos van a estar pendientes de él. Su madre no quería que participase en el concurso pero le va a venir muy bien, para él va a ser como hacer la ‘‘mili''».


Ternura por Rosa Benito
Rosa Benito, a la que casi tienen que tirar del helicóptero porque le dio un ataque de pánico y no podía saltar, también es un personaje a seguir para Jorge Javier: «Pobrecita, lo está pasando fatal. Me produce mucha ternura el miedo que está pasando. Para ella sí que va a ser una ‘‘mili''». Aunque nunca se habló de la posibilidad de que Víctor Sandoval –en perenne estado de nervios por su relación con su ex, Nacho Polo– fuese uno de los concursantes de «Supervivientes», Jorge Javier piensa que está mejor en Madrid, «ya que Honduras está más cerca de Miami y a lo mejor, por los recuerdos, explota definitivamente, mejor aquí que le queremos mucho». Sobre la posibilidad de que Carmen Lomana hubiese entrado en «Supervivientes» para redondear el «casting», Jorge Javier, misterioso, dice: «En esta edición todo es posible, no lo sé».

El presentador ya es inmune a que algunos de sus programas sean calificados como «telebasura». «Es que no me hace daño porque sé lo que hay al final de ese término: es la manera más fácil por parte de la crítica de hablar sobre un programa sin recurrir a un análisis más profundo que, a lo mejor, no le apetece hacer», explica. Jorge Javier recuerda que «Sálvame» nació casualmente para comentar «Supervivientes»: «Sí, me parece algo muy metafórico. Antes de llamarse ‘‘Sálvame'' se barajaron dos nombres: ‘‘Sobreviviré'', por la canción de Mónica Naranjo, y ‘‘Resistiré''. Creo que el último que haré se deberá llamar ‘‘Sobreviviré''. Sería un bonito colofón». El presentador está más que satisfecho de «Sálvame», aunque una de las críticas sea que sus colaboradores se han convertido en personajes más notorios que los propios famosos. «Mira, se ha hecho de la necesidad, virtud. Cuando empezamos teníamos un presupuesto muy escaso y como tengo unos colaboradores con unas vidas muy vividas... ¿Qué quieres que te diga? Me interesa mucho más lo que le haya pasado a Mila Ximénez que lo que le suceda a Paulina Rubio». Uno de los formatos televisivos que más les fascinan son las tertulias: «Hablan con total tranquilidad de la guerra de Libia, para comentar después la muerte de Bin Laden y que Bildu pueda acceder a las municipales... No sé, nosotros al menos sabemos de lo que estamos hablando, la mayoría de las veces porque hablamos de nosotros mismos».

Satisfecho, sólo lamenta un episodio de «Sálvame» en el que se rió de Lydia Lozano cuando estaba llorando. «Fue cuando todo el lío de Albano. Lydia siempre dice: ‘‘No voy a llorar, no voy a llorar'' y antes que termine la frase ya estaba llorando. Me entró la risa, no lo pude evitar. Fui muy insensible ante una persona que estaba sufriendo».


Empiezan las trifulcas
Se sabía que Aída Nízar iba a ser la concursante más polémica y no ha decepcionado. Desde el minuto uno, la joven ya ha vivido un enfrentamiento con Kiko Rivera. El hijo de Isabel Pantoja mantiene que Nízar le escupió en la cara antes de empezar el concurso porque, por una torpeza, una de las palas con la que estaban jugando en la piscina del hotel dio en el cristal de su habitación. Kiko afirmó que «le falta un hervor». Mientras, Nízar se revolvía y acusaba al resto de concursantes de querer apartarla. Están a punto de conseguirlo, ya que, junto a Reyes Estévez, ha sido nominada.