Un condenado por pertenecer a ETA en las listas de EH Bildu por Vizcaya

La abogada Jone Goirizelaia, octava de la lista por Vizcaya
La abogada Jone Goirizelaia, octava de la lista por Vizcaya

Vitoria- De manera evidente o simbólica, la izquierda abertzale empapa las listas electorales con las que EHBildu desembarcará en el Parlamento vasco. Los nuevos portavoces que emergieron tras la ilegalización de las últimas siglas, como Maribi Ugarteburu o la ex alcaldesa de Hernani, Marian Beitalarrangoitia, ocupan los primeros puestos de las candidaturas a las elecciones vascas del 21 de octubre.
Mientras, un referente «histórico» de Batasuna y abogada de la causa, como Jone Goirizelaia, aparece en el octavo lugar de la plancha de Vizcaya, sin muchas opciones a obtener escaño. Y es que la vieja guardia de la izquierda radical ha optado por estar en un segundo plano. Así, sus dirigentes más destacados de los últimos años, como Joseba Permach, Pernando Barrena o Rufi Etxebarria moverán los hilos, sí, pero fuera del hemiciclo. Ninguno de ellos estará en las listas elaboradas por la coalición abertzale de cara a los comicios autonómicos del próximo 21 de octubre en el País Vasco. La «limpieza» de históricos se demuestra, en el caso de la letrada, en que sólo unos resultados superiores a los 20 escaños que prevén las encuestas para EHBildu –lo que le sitúa a un palmo del PNV– le permitiría a Goirizelaia regresar al Parlamento vasco donde fue diputada durante quince años, entre 1990 y 2005. Menos opciones aún de resultar elegido tiene Periko Solabarria, otro «histórico» de la izquierda abertzale, con la que empezó su relación en 1975 al incorporarse al sindicato LAB y que hoy suma 82 años. Este ex diputado en el Congreso que representó a Batasuna en 1979 y 1982 está situado en el último lugar (número 25) de la lista por Vizcaya.
Pero quien sí tiene muchas papeletas para ocupar escaño es el «número seis» de la plancha por este territorio. Se trata de Iker Casanova Alonso, de 39 años, que salió de la cárcel el pasado 11 de noviembre de 2011 tras cumplir su condena de siete años y medio impuesta por el Tribunal Supremo en su sentencia sobre el macroproceso contra el entorno de la banda ETA.
Además, el alto tribunal dictaminaba su «inhabilitación especial de empleo o cargo público durante igual tiempo». Casanova fue condenado como responsable nacional de Ekin por pasar información a Francia sobre personas que pudieran ser objetivo para ETA. Se le incautó papeles sobre cómo organizar la seguridad en la «kale borroka». Bien, pues esta «perla» puede ser parlamentario vasco. En cualquier caso, la estrategia escogida por la izquierda abertzale para regresar a la Cámara de Vitoria ha sido la de poner a la cabeza de cada candidatura a personas poco conocidas. Y como ejemplo está la propia aspirante a lendakari, la académica Laura Mintegi, en el primer puesto por Vizcaya.