FC Barcelona

El Barça lo supera todo (3-1)

Ganó a un gran Villarreal con un mal arbitraje de Delgado Ferreiro

Los reyes de Jordania, Abdalá y Rania, presenciaron el gran partido en el palco del Camp Nou
Los reyes de Jordania, Abdalá y Rania, presenciaron el gran partido en el palco del Camp Nou

El Barcelona y el Villarreal utilizan las mismas armas. Les gusta tener y mimar el balón, con un centro del campo muy técnico. Arriba, los «pequeños» hacen diabluras. Pero, de momento, los azulgrana están un peldaño por encima de los castellonenses y ayer lo demostraron ganando 3-1.

El Barça salió con hambre desde el primer segundo y completó una primera media hora memorable. El Villarreal se vio completamente arrollado por la locomotora azulgrana, que tenía a Diego López como última estación. Tomó posesión del balón desde el saque inicial y encerró al rival en su campo. La velocidad con la que los de Guardiola recuperaban la pelota era supersónica y los datos de posesión eran casi insultantes. A pesar de todo, el equipo de Garrido no perdía la posición y defendía muy bien, dificultando mucho a los barcelonistas llegar con peligro a su portería.

El Barça había salido con una marcha más, una velocidad de la que no dispone el Villarreal, ni la mayoría de equipos. Lo único que le quedaba al «Submarino» era apretar la salida del balón del Barça. En esa tarea, Busquets, como viene siendo habitual, retrasó su posición y pasó a convertirse en el tercer central. También resultó importante la labor de Valdés, que comenzó un buen número de jugadas con el pie y lo hizo bien en casi todas.

Iniesta y Xavi se multiplicaban ante el buen trabajo del centro del campo castellonense, que reducía los espacios a la mínima expresión. El buen juego del Barça se vio premiado con un gol de Villa, que se ha sacado definitivamente el lastre de no marcar y se ha destapado como lo que siempre ha sido, un estupendo goleador. Recogió un pase de Iniesta, se deshizo de Marchena con una gran maniobra y batió a Diego López.

A pesar del gol, el equipo de Guardiola continuó como un martillo robando balones y llegando con peligro. De esta forma llegó la jugada que marcó el partido. Xavi se inventó un pase que dejó a Messi y Pedro completamente solos. La jugada acabó en gol del canario pero el juez de línea levantó la bandera. No hizo falta recurrir a la televisión para comprobar que no era fuera de juego. Messi estaba más de un metro por detrás de la defensa y el Camp Nou lo sabía. La acción desquició al público, a los jugadores del Barça y a los banquillos, donde Guardiola y Garrido se enzarzaron en una discusión.

Los únicos que no cayeron en la trampa fueron los jugadores del Villarreal, atentos a cualquier detalle. Con Nilmar y Rossi arriba –¡qué delantera!– la defensa azulgrana no podía despistarse, pero Delgado Ferreiro lo había conseguido. En la jugada siguiente al gol anulado, Nilmar se deshizo de Puyol con extrema facilidad y batió a Valdés por donde no había hueco. El partido había cambiado por completo y el «Submarino» encontró la forma de hacer daño a un Barça desconcertado. Durante algunos minutos, los de Garrido acecharon a Valdés, pero el empate prevaleció hasta el descanso, al que se llegó con una bronca impresionante al árbitro.

El guión que le iba bien al Barça era el de la primera media hora y así lo debió transmitir Guardiola a sus hombres porque se reincorporaron al terreno de juego con esa actitud, olvidándose de lo sucedido. Aunque la superioridad no era la del principio, los azulgrana recuperaron la versión buena, combinando con rapidez y precisión.

Hasta ese momento, Messi había pasado inadvertido. No aparentaba estar demasiado cómodo en la telaraña «amarilla» y entró poco en contacto con el balón. Pero a la «Pulga» no le hace falta mucho para sentenciar un partido. En una acción de pillería, el Barça sacó rápido una falta, Messi y Pedro hicieron dos paredes dentro del área y el argentino lanzó una vaselina imparable. Y ya en la recta final, marcó el segundo de su cuenta en una jugada que pareció fuera de juego. No fue el día de los jueces de línea.

Antes del final, no faltó la enésima mancha en la labor de Delgado Ferreiro, que no se atrevió a expulsar a Maxwell en una acción clara de roja. La derrota no impidió que el Villarreal ofreciera una gran imagen. Que nadie le descarte para nada.


Garrido defiende a Preciado
El técnico del Villarreal restó trascendencia al arbitraje de Delgado Ferreiro y felicitó al Barça, «el mejor equipo del mundo», por la victoria. Más allá del partido, Garrido, como Lotina y Pochettino, se posicionó del lado de Preciado en su polémica con Mourinho. «No me parecería justo no opinar. Me parece muy mal decir que se dejó perder, es una acusación muy grave. Preciado tiene derecho a poner a cualquiera de sus 25 jugadores. Además, jugó un buen partido en el Camp Nou y perdió 1-0. Nosotros hemos salido a ganar y hemos perdido 3-1», explicó.


- Ficha del partido:
3. Barcelona: Valdés; Alves, Puyol, Abidal, Maxwell (Adriano, min.85); Sergio Busquets, Xavi (Mascherano, min.89), Iniesta; Pedro, Messi y Villa (Keita, min.71).
1. Villarreal: Diego López; Ángel, Musacchio, Marchena, Capdevila; Bruno, Borja Valero (Jefferson Montero, min.77) Cazorla; Cani (Senna, min.70), Nilmar y Rossi (Rubén, min.84).
Goles: 1-0, min.21: Villa. 1-1, min.27: Nílmar. 2-1, min.58: Messi. 3-1, min.83: Messi.
Árbitro: Delgado Ferreiro, del comité vasco. Mostró cartulina amarilla a Abidal (min.36), Borja Valero (min.45+), Puyol (min.67), Ángel (min.74) y Senna (min.90+).
Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada de la Liga, disputado en el Camp Nou 80.766 espectadores, según datos oficiales. En el palco de honor estuvieron los reyes de Jordania.