El hombre tranquilo por Cecilia García

La RazónLa Razón

Cuestión de oportunidad. El ministro de Economía, Luis de Guindos, visitó la casa de LA RAZÓN en uno de esos días singulares y excepcionales en los que la Bolsa sube y la prima baja. Pero De Guindos no sacó pecho. No es hombre de derroches ni gestuales ni verbales. Además luce un ademán templado, imperturbable ante el placaje que le hicieron los periodistas y también ante las miradas y los oídos inquietos de todos los que visitaron el periódico para escucharlo. Por parte del Gobierno estuvo arropado –por riguroso orden de llegada– por la ministra de Fomento, Ana Pastor, el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz –acompañado por su esposa María Asunción Cárcoba– y el titular de Exteriores, José Manuel García-Margallo, que llegó minutos después que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que parecía inmune al calor que hacía ayer en Madrid por su prestancia en el andar. Tampoco faltaron el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, y la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro, muy atenta a las puntualizaciones de De Guindos, más que afable en las distancias cortas, cuando mantuvo una conversación improvisada con el economista y colaborador de LA RAZÓN, José María Aznar Botella, y con el catedrático Ramón Tamames.

Llegó puntualísimo el delegado de Economía, Empleo y Participación Ciudadana, Pedro Calvo, al igual que el presidente de la Asamblea de Madrid, José Ignacio Echeverría, y el presidente de Ifema, Luis Eduardo Cortés. Al ex ministro de tantas cosas, Eduardo Zaplana nunca abandonó su sonrisa, como siempre, y la calidez con la que saluda a sus amigos y conocidos. Otro que exhibió bonhomía –a pesar de que el portavoz del Grupo popular en el Congreso, Alfonso Alonso, dice de él que es uno de los diputados más vehementes del hemiciclo, carácter obliga– fue Vicente Martínez Pujalte, en la actualidad portavoz popular en la Comisión de Economía en el Congreso. El presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, también dio muestras de su legendaria actitud conciliadora.

Del mundo de la cultura estuvieron presentes el productor y presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, el empresario teatral, Enrique Cornejo, y el director y productor Antonio del Real. Mientras, la directora del Club Siglo XXI, Paloma Segrelles, charlaba distendidamente con el presidente de Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, y la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza.

El sector de la comunicación estuvo representado por el director general de Antena 3, Javier Bardají, el consejero delegado de Antena 3, Silvio González –que mantuvo un intercambio de opiniones con Jaime García-Legaz– y el presidente de la Agencia EFE, José Antonio Vera.