Greenpeace «asalta» una plataforma petrolífera

18 activistas de Greenpeace escalaron esta mañana hasta la plataforma petrolífera Leiv Eiriksson, que se encuentra a 180 kilómetros de las costas de Groenlandia y que pretende iniciar perforaciones en aguas profundas en busca de hidrocarburos, para exigirle una copia de su plan de contingencias ante vertidos.

Según informó Greenpeace en una nota de prensa, la compañía titular de la plataforma, Cairn Energy, con sede en Edimburgo, se ha negado a publicar el plan.

Para el responsable de la campaña de petróleo de Greenpeace Internacional, Ben Ayliffe, "es obvio por qué Cairn no quiere decir públicamente cómo va a limpiar un vertido de petróleo del tipo del de BP en el Ártico", porque "simplemente no se puede hacer".

"Los expertos dicen que a causa de las temperaturas bajo cero y de la ubicación tan remota, un vertido en aguas profundas en este ambiente tan impresionante supondría un desastre irreversible. Si se publicase el plan, quedarían al descubierto los peligros que conlleva invertir en una empresa de alto riesgo. Tenemos que detener la fiebre del petróleo del Ártico", dijo momentos antes de ascender a la citada plataforma.

Greenpeace explica también que el área donde la plataforma petrolífera tiene intención de perforar es conocida como el "pasillo de los icebergs"y en ella se encuentra una importante población de narvales.

Greenpeace no es la única que se opone a las perforaciones que quiere llevar a cabo Caim Energy. Hasta la fecha, 30.000 personas han enviado correos electrónicos a la compañía pidiéndole lo mismo que la asociación ecologista, cuyos activistas han logrado paralizar varios días las perforaciones de la plataforma petrolífera Leiv Eiriksson.

La campaña de Greenpeace ha llevado a los abogados de Caim a emprender acciones legales contra activistas de la citada ONG y exigen una multa millonaria. Será el lunes cuando la justicia holandesa celebre una vista oral sobre este caso.