Ya era hora

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Hemos vuelto a ser una ciudad civilizada. Da gusto atravesar la plaza del Ayuntamiento de Valencia. ¡Ya era hora! De erigirse en un foro reivindicativo y rebelde, pasó a convertirse en un lugar «perrifláutico» e indecente, como si del lumpen se tratara.
No sé en base a qué argumentos se decidió la fecha del martes en Valencia y la del lunes en Castellón, pero bienvenida sea la vuelta a la cordura y a la racionalidad. Critiqué desde estas líneas que no se hiciera antes y aplaudo ahora la actuación de la delegada del Gobierno, Ana Botella, decidida, es de imaginar, por el pluriempleado ministro del Interior.
Es saludable que sectores sociales, especialmente jóvenes, se indignen y se levanten contra las deficiencias del sistema, demasiadas por desgracia, y lamentable que derive hacia lo marginal y cutre. La movilización para espolear a los políticos está más que justificada en España, pero en democracia no hay otro camino que las urnas. O alguien lidera ese movimiento y acude a las elecciones, o está condenado al fracaso. Así es la vida.