El Barça no tiene piedad (75-54)

Arrolló al Lucentum con un gran Rabaseda. El Sant Jordi, volcado

Mucho más experto que su rival en estas lides, el Barcelona Regal no dejó escapar la oportunidad de clasificarse para semifinales sin desgastarse demasiado, factor muy a tener en cuenta en una competición en la que puedes llegar a jugar tres partidos de máxima exigencia en cuatro días. La Copa siempre es especial, pero si se juega en casa, más. Y el Palau Sant Jordi es para el Barça su segunda residencia. En Montjuïc levantó su primera Euroliga. Todo estaba preparado y no hubo sorpresas. El Lucentum fue un visitante agradecido y sólo al final maquilló un poco el marcador para volver a Alicante con la cabeza alta.
Navarro centraba todas las miradas. En un palmarés en el que figuran todos los títulos colectivos y reconocimientos individuales posibles, hay un hueco por llenar. Por raro que parezca, nunca ha sido escogido «MVP» de una fase final de Copa. Ésta es la primera que juega en casa y está llamado a conseguirlo. Pero la estrella azulgrana se reservó ayer, a la espera de que su equipo le necesite más, ante la comodidad del marcador. Su lugar lo ocupó un renacido Xavi Rabaseda, con un despliegue de acierto desde la línea de tres (4/6) y una demostración de potencia en ambas zonas. Todo un animal, que ya se ha ganado un lugar de honor en esta Copa y también los gritos de la grada: «¡MVP, MVP!».
El Lucentum empezó mandando en el partido con pequeñas ventajas. 6-9 fue la máxima. Al Barça le costó encontrar su sitio, pero cuando lo hizo se convirtió en un rodillo. Con dos parciales de 7-0 y 9-0 en el segundo cuarto rompió el choque y dejó absolutamente «KO» a su rival, precipitado en ataque y demasiado inocente en defensa. Vázquez intimidaba en todo el parquet. Junto a Ndong, pergeñó una pequeña masacre alicantina en su zona a base de tapones. En ataque, su muñeca respondió y no se fue sin completar un par de sus famosos «alley-oops».
Con 16 puntos de desventaja al descanso, el Lucentum aún tenía esperanzas de que el Barça se relajara en el tercer cuarto y hubiera partido. Nada más lejos de la realidad. Xavi Pascual supo motivar a sus hombres, que salieron incluso con más hambre del vestuario y acabaron de certificar el triunfo. Un parcial de 16-4 situó el 55-29 en el marcador, una diferencia que se amplió hasta el 60-31 con un 2+1 de Pete Mickeal. Hacía rato que la afición alicantina estaba muda. En la esquina azulgrana, cantaban y bailaban. No era para menos. Baskonia y Dusko Ivanovic les esperan.


- Ficha técnica
75 - Barcelona Regal (17+24+21+13): Huertas (2), Mickeal (7), Eidson (-), Lorbek (17), N'Dong (10) -cinco inicial-, Navarro (10), Fran Vázquez (8), Sada (-), Wallace (-), Rabaseda (16) y Perovic (5).
54 - Lucentum Alicante (13+12+10+19): Llompart (14), Rautins (5), Dewar (7), Barnes (5), Ivanov (9) -cinco inicial-, Stojic (4), Ellis (4), Kone (6) y Jódar (-).
Árbitros: Hierrezuelo, García González y Cortés. Sin eliminados.
Incidencias: Segundo partido de cuartos de final de la Copa del Rey jugado en el Palau Sant Jordi de Barcelona ante 14.500 espectadores.