La Generalitat reclama quedarse una parte de la subida del IVA

Mas-Colell lamenta que el incremento fiscal conlleve más gasto para el Govern por el pago a proveedores

BARCELONA- Con la vista puesta en el Consejo de Política Fiscal y Financiera que hoy tiene lugar en Madrid, el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, quiso pronunciarse ayer sobre las nuevas medidas de ajuste anunciadas por el Gobierno. Mas-Colell reclamó que se rebaje medio punto (del 1,5 al 2 por ciento) el objetivo de déficit de las autonomías y que puedan beneficiarse del incremento del IVA.

El conseller especificó que pedirá «compensaciones» al Gobierno, ya que las comunidades no tienen derecho a la recaudación adicional que se genera con cada incremento porcentual del IVA, pese a que tienen asignada la recaudación del 50 por ciento de este tributo. La Generalitat, por ello, tendrá que aplicar el incremento impositivo cuando pague a sus proveedores, lo que situará a la administración catalana «como un perdedor neto» por esta medida. «Será un gasto adicional que no se ve compensado por un incremento de ingresos», señaló.

A su juicio, «los costes y los beneficios de todas las medidas» se tienen que repartir entre las diferentes administraciones». «Tendremos que pagar más IVA, mientras que el Estado se lo pagará a sí mismo», resumió el titular de Economía.

Mas-Colell, en la línea del presidente de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, advirtió de que la subida fiscal podría tener efectos negativos sobre el consumo y sobre el turismo. No obstante, Mas-Colell apuntó que «nos sentimos solidarios con las medidas» en la línea «de las directrices europeas de consolidación del euro», política que la Generalitat apoya.

Para el conseller, no obstante, el incremento del IVA se podría haber llevado a cabo «antes». Sobre el recorte de las la prestación de desempleo, consideró que era algo «inevitable». El conseller prefirió no valorar más a fondo el conjunto de las medidas adoptadas por el Gobierno hasta conocer los detalles en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, si bien afirmó que «ya era hora» de que se aplicaran algunas de ellas.

En cualquier caso, Mas-Colell advirtió de que la Generalitat no aceptará que el Gobierno pueda aprovechar la excusa de la crisis para «imponer a Cataluña una agenda recentralizadora».

Margen de déficit
La administración catalana también quiere que el margen adicional que Europa ha dado a España para cumplir con sus objetivos de déficit –del 5,3 por ciento al 6,3 por ciento– también tenga repercusión en las autonomías. Mas-Colell cifró este margen en medio punto para las comunidades, con lo que podrían cerrar el ejercicio con un 2 por ciento más de gastos que de ingresos, en lugar del 1,5 por ciento actual.

En otro orden de cosas, la comisión parlamentaria se centró, mayoritariamente, en Eurovegas. El titular de Economía, que apenas quiso entrar en detalles sobre el macro complejo lúdico, advirtió de que si el Gobierno no cambia determinadas normativas como la del tabaco, el proyecto «no irá a ninguna parte; estará muerto para Barcelona y Madrid».
El conseller Mas-Colell reconoció que no tiene certezas sobre los cambios legislativos que tomará el Gobierno, aunque se mostró seguro de que no contradecirán las reglas fijadas por la UE.

 

«Prenegociación» por Eurovegas
El conseller de Economía fue muy parco en palabras a la hora de explicar las gestiones de la Generalitat sobre Eurovegas. Mas-Colell se limitó a decir que están en fase de «prenegociación» y que, si finalmente los inversores estadounidenses se decantan por Barcelona en septiembre, entonces empezará la negociación, que implicará procesos legislativos similares a los que se realizaron para Port Aventura.