Madrid tiene la tasa de natalidad más alta de España

La esperanza de vida de los madrileños se sitúa en los 82 años, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) recogidos en el Informe Sociodemográfico de la Comunidad de Madrid.

La Comunidad de Madrid se encuentra, junto con Navarra, a la cabeza de España en lo que a esperanza de vida se refiere, ya que rebasa los 82 años, mientras que la alta natalidad de los extranjeros ha contribuido al mayor crecimiento vegetativo del país, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) recogidos en el Informe Sociodemográfico de la Comunidad de Madrid. El proceso de feminización del envejecimiento continúa consolidándose, puesto que la esperanza de vida de la mujer, fijada ya en más de 85 años, rebasa holgadamente a la del hombre, que roza los 79. Entre el 1 de enero de 2006 y la misma fecha de 2009, el ritmo de crecimiento de la población madrileña ha superado al de la española. Esta última se elevó en 2,03 millones de habitantes, un 4,6 por ciento más que en 2006, mientras la madrileña lo hacía en 378.749 personas, es decir, un 6,3 por ciento más, explicó la consejera de Familia y Asuntos Sociales, Engracia Hidalgo, que expuso los datos del estudio compilatorio realizado por el Centro Regional de Formación e Investigación en Servicios Sociales Beatriz Galindo durante la presentación del simposio Demografía, cambio social y futuro de las políticas de bienestar. Al mismo también acudió la directora general de Voluntariado y Promoción Social, Laura Ruiz de Galarreta. Esta jornada reúne a especialistas del ámbito sociodemográfico, quienes abordaron las transformaciones sociales y su efecto en las políticas de bienestar. Entre los ponentes sobresalen el presidente del Instituto de España, Salustiano del Campo, así como la profesora del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), María Angeles Durán. En cuanto a la estructura por edad y sexo, según los datos definitivos del padrón a 1 de enero de 2009, la población madrileña se halla en claro proceso de envejecimiento, ya que los mayores de 65 años son ya casi tantos (921.347), como los menores de quince años (953.781). "Entre las causas de este aumento de la esperanza de vida se pueden destacar las mejoras sanitarias, el descenso de la mortalidad y la implementación de políticas públicas destinadas a los mayores", indicó la responsable regional.Un 27% de los nacidos es de madre extranjeraPor otra parte, el Informe Sociodemográfico de la Comunidad de Madrid recoge que el incremento de nacimientos se debe, en buena parte, a la fecundidad de las madres extranjeras, quienes mantienen tasas en continuo crecimiento. En 2008 se registraron 21.314 nacidos de madre extranjera (un 27 por ciento del total de nacimientos en la región), mientras que de madre española se produjeron 57.427. En 1999 los alumbramientos de madre extranjera fueron 4.633 y los de madre nacional 47.343, por lo que los primeros han experimentado un 359,1 por ciento de crecimiento y los segundos un 20,1 por ciento. Como consecuencia, Madrid fue la comunidad con mayor crecimiento vegetativo durante 2008, seguida de Andalucía y Cataluña. Precisamente, en cuanto los extranjeros residentes en España, cabe remarcar que el grupo más numeroso sería el de los inmigrantes rumanos, que representa el 18,6 por ciento de la población extranjera de Madrid, seguido de los ecuatorianos, con un 12,4 por ciento, y de las personas procedentes de Marruecos, con un 8,2 por ciento del total.Más hogares unipersonales En relación a los cambios sufridos en los últimos años en la distribución de los hogares según el tamaño en la Comunidad de Madrid, como era de esperar, a tenor de la caída del tamaño medio, son los hogares más pequeños los que han crecido en mayor proporción. "Se observa que han aumentado en esos años los hogares compuestos por una, dos, tres y cuatro personas; por el contrario, han disminuido los integrados por más de cuatro miembros", desveló Hidalgo. Si se atiende a la formación de estos hogares, se observan varias características: el más común es el habitado por parejas con hijos; es notable el crecimiento lento pero continuo de los hogares formados por parejas sin hijos; y, en términos de incremento, se observa que el más fuerte ha ocurrido en los hogares unipersonales, con un auge del 36,8 por ciento en los cinco últimos años. De este último tipo, hasta el 42,9 por ciento lo comprenden las personas que se encontraban dentro del rango de edad de 65 o más años. Otro fenómeno que se ha afianzado en esta década es el de los matrimonios mixtos, formado por personas de distintas nacionalidades. Entre 2000 y 2008 estas bodas se incrementaron un 156,8 por ciento, al pasar de 1.568 a 4.026, según datos del Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid. Y ello, pese a que cada vez se celebran menos enlaces. La evolución de las disoluciones matrimoniales a lo largo de los últimos cinco años sigue una tendencia opuesta en separaciones y divorcios: mientras que los primeros van en progresiva disminución, los segundos van en continuo aumento (a excepción del año 2008). Por último, el número de hijos dentro del matrimonio ha crecido un 2,6 por ciento, mientras que el de madres solteras lo ha hecho un 23,2 por ciento, produciéndose un retraso en la edad media de la primera maternidad: en 2008 se situaba en 31 años, frente a los 26,6 años en 1998.