Pierre Carlota y Andrea Casiraghi presiden en solitario el Baile de la Rosa

El fallecimiento de la princesa Antoinette ha marcado la celebración del Baile de la Rosa monegasco, que ha sido presidido en solitario y por primera vez por los jóvenes Pierre, Carlota y Andrea Casiraghi.

El Baile de la Rosa consiste en una velada benéfica anual celebrada por la Casa Real de Mónaco, que tiene lugar desde 1964 y cada año adopta una temática cultural concreta.

Si en 2008 se ambientaba en la movida madrileña de los años ochenta, en esta ocasión el tema elegido fue la discográfica estadounidense Motown, que jugó un papel decisivo en la difusión de la música negra.

Pese a lo festivo de la decoración, la gala de este año estuvo ensombrecida por la reciente muerte de la princesa Antoinette, hermana mayor de Rainiero de Mónaco.

Las ausencias de Alberto de Mónaco, Charlene Wittstock y las princesas Carolina y Estefanía fueron muy acusadas, pero los jóvenes Pierre, Carlota y Andrea Casiraghi cuidaron de que el evento se desarrollara con total normalidad.

Los tres hijos mayores de la princesa Carolina recibieron a la alta sociedad monegasca en el Sporting Club de Montecarlo, y fue Andrea el encargado de leer el discurso de inauguración, según recoge la revista `Hola!.

Como es habitual, los tres jóvenes hicieron gala de la elegancia innata de su familia, y fue Carlota quien destacó especialmente con un vestido de terciopelo negro de Lanvin.