Roca admite que empresarios financiaron la campaña de Muñoz

Roca, que seguirá declarando el próximo lunes, insistió en culpar de las presuntas irregularidades al fallecido Jesús Gil
Roca, que seguirá declarando el próximo lunes, insistió en culpar de las presuntas irregularidades al fallecido Jesús Gil

MÁLAGA- El presunto cerebro de la trama de corrupción en torno al Ayuntamiento de Marbella, Juan Antonio Roca, aseguró ayer durante el juicio que se celebra en la Audiencia de Málaga que alguno de los pagos que recibió de empresarios vinculados al sector de la construcción y cuyas cantidades aparecieron en la contabilidad de la sociedad Maras Asesores, correspondieron a las «aportaciones» para la campaña electoral del GIL antes de las elecciones municipales de 2003.
Según el que fuera hasta entonces gerente de Urbanismo, fueron 292.000 euros los destinados al partido que presidió el anterior alcalde del municipio, Jesús Gil y Gil, cuya candidatura encabezó entonces Julián Muñoz.

Durante una nueva sesión del macroprocedimiento en la que siguió respondiendo a preguntas del Fiscal Anticorrupción, Roca reconoció que uno de los pagos, de 75.000 euros, fue realizado por el promotor Fidel San Román según se recoge en una anotación denominada «hoja de caja cña» relativa a gastos electorales.

Reconoció como sostiene la parte acusadora haber recibido una aportación del empresario Javier Arteche por importe de 6.100 euros para el mismo fin, así como sendos pagos de 50.000 y 45.000 euros efectuados por los promotores Manuel Lores y Francisco Zambrana, respectivamente.

El acusado insistió en que no tuvo poder decisorio en relación al urbanismo marbellí e incidió en que el que decidía «absolutamente todo» era Jesús Gil con quien dijo tuvo «discusiones bizantinas» ante su propósito de negociar con la Junta de Andalucía el Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad.