Entre el estilo y la paciencia

La selección sub'21 afronta la final de mañana (20:45, Cuatro) contra Suiza en las mejores condiciones y reconocimiento: es el equipo del torneo que más posesión de balón ha tenido, el que más goles ha hecho y el que más asistencias ha dado.

Fernando Hierro, director deportivo de la Federación, volvió a ponerse el chándal de la Selección y se entrenó con el grupo por una apuesta con Luis Milla si el equipo llegaba a la final
Fernando Hierro, director deportivo de la Federación, volvió a ponerse el chándal de la Selección y se entrenó con el grupo por una apuesta con Luis Milla si el equipo llegaba a la final

Claves. Ante España a los rivales no les queda más alternativa que armarse atrás y esperar. Fue lo que hizo Bielorrusia en la semifinal. La paciencia de los jugadores de Milla fue básica para empatar en el tiempo reglamentario y remontar en la prórroga. En el tiempo extra, España alteró algunas posiciones, pero no cambió de estilo. Siguió tocando el balón, abrió el campo con dos extremos y saldó con éxito una situación a la que no se había enfrentado, ir por detrás en el marcador.

Adrián, Javi Martínez y los cambios. El máximo goleador del campeonato volvió a aparecer en el momento decisivo. Suma cinco goles en el torneo y marcó en el minuto 89 después de un disparo al poste y de fallar dos ocasiones claras. Con el Dépor logró ocho goles la pasada temporada y en menos de dos semanas ya lleva cinco. Javi Martínez no necesita marcar para postularse como el jugador más valioso de la Eurocopa. Cada partido es un recital en el centro del campo. Su presencia y poderío físico no ha tenido rival en el torneo. Ante Bielorrusia hizo de todo. A su posición habitual sumó la presencia en el centro de la defensa y como delantero centro. La semifinal sirvió también para premiar a dos jugadores que hasta ahora no habían tenido protagonismo, Jeffrén y Capel. Alimentaron a Adrián y el azulgrana marcó el tercer gol.

La fuerza del grupo. De los 23 internacionales hay media docena que no se han estrenado. No importa. Lejos de evadirse, han colaborado para que reine un gran ambiente en el bloque. Si el estilo de los mayores es contagioso dentro del terreno de juego, el ambiente fuera también es muy similar al de «La Roja». Muniain, el benjamín, actúa de animador. Nsue ejerce de «dj». Jeffrén ha hecho de peluquero con sus compañeros. La prueba más evidente del buen rollo que impregna a la Selección es la forma en que se celebró el gol del empate ante los bielorrusos. Todo el banquillo saltó al campo para abrazarse con Adrián. La unión y un excepcional ambiente fueron claves en Suráfrica. En Dinamarca, los sub'21 van por el mismo camino.