La sorpresa estaba en casa

Tras un esperanzador comienzo de feria con encierros lustrosos y bien presentados, en el cuarto festejo del abono de nuevo bajó el nivel ganadero. La corrida de Juan Pedro, justa de presencia y fuerza, tuvo con todo buen fondo que no siempre fue aprovechado.

Francisco José Palazón
Francisco José Palazón

El mejor toro de la tarde fue desde luego el tercero. Con él Francisco José Palazón se reivindicó y justificó su presencia en este serial terminando como el triunfador de la tarde. Sorprendió a los no avisados y gustó a todos con su clase y gran concepto del toreo. Se lució al veroniquear y en quites, llevando luego a su oponente metido siempre en la muleta y dejando dos series de naturales soberbias, en las que acabó recreándose y disfrutando.

No pudo, sin embargo, redondear la tarde con el sexto. Muy protestón y que terminó rajado siendo lo más destacable su insistencia y pundonor. Manzanares, que se apuntaba a priori como el triunfador absoluto de la feria, se tuvo que conformar con una sola oreja. La consiguió in extremis tras lograr una estocada recibiendo, que tumbó al segundo toro de su lote. No acabó de estar cómodo en un quehacer que sólo tuvo brillo en su tramo final.

El terciado y muy protestado por sus pocas fuerzas segundo de la tarde, apenas le permitió estirarse con la derecha. Al natural se defendió y enseguida se puso complicado por el otro pitón.
Aunque vestido de artista, la actuación de Morante estuvo marcada por el derroche de ganas. Su primero tuvo voluntad de embestir, pero no fuerza para cumplir con los requerimientos de su matador, que dejó sólo algunos muletazos de mérito.

Sin resignarse
No se resignó y salió también muy dispuesto con el cuarto, también flojo y a la contra. Con él firmó un trasteo larguísimo, más de detalles que sólido y fundamentado. Alicante. 4ª de feria. Dos tercios de entrada. Se lidiaron cinco toros de Juan Pedro Domecq y uno, 4º de Parladé, justos de presentación y fuerza. Destacó el 3º. Morante, ovación y ovación con aviso; Manzanares, ovación y oreja; Francisco José Palazón, dos orejas y ovación.