Motociclismo

y Valentino vuelve a ser mágico

La Razón
La RazónLa Razón

Con el permiso de Jorge Lorenzo, el protagonista del día fue Rossi, que durante 45 minutos volvió a ser patrimonio de todos los amantes del motociclismo. Un año después de su último podio, el italiano alcanzó el segundo puesto, su mejor clasificación desde que llegó a Ducati, firmando un espectacular mano a mano con Stoner que ganó con solvencia. La lluvia iguala las mecánicas y endulza la entrega de potencia de su moto. Sin los problemas que no le dejan pilotar como le gusta, «Il dottore» volvió a ser protagonista y levantó al público de sus asientos como cuando dominaba el circo de las dos ruedas sin oposición. Ahora, momentos como el de ayer son una excepción, casi una rareza impagable por si es la última y por tratarse de un mito. En Le Mans, primero batalló con Dovizioso y Crutchlow, para más tarde ajustar cuentas con Stoner. Ninguno de los dos se guardó nada, hasta que a medio giro de la bandera de cuadros el australiano se rindió. Todos saben que esto es un espejismo y, que sin lluvia, en estos momentos «Vale» no puede estar con los primeros, pero los moteros saborearon una nueva ración de talento de Rossi, al que no se le ha olvidado pilotar, ni está mayor para luchar con los jóvenes. Tras lo de ayer, puede ser verdad que no merece la moto que tiene.