Necroturismo: otra forma de ver Europa

El Consejo de Europa ha reconocido recientemente la Ruta Europea de Cementerios con la mención de Itinerario Cultural. La iniciativa pretende fomentar el necroturismo o turismo de cementerios, una nueva modalidad turística que aboga por redescubrir estos espacios urbanos alejados, en la mayoría de los casos, de los ojos de los visitantes.

Mapa de la ruta de los cementerios más turísticos de Europa
Mapa de la ruta de los cementerios más turísticos de Europa

En los últimos años han florecido nuevos conceptos turísticos destinados a ampliar la oferta del mercado con el fin de satisfacer las demandas de un público cada vez más heterogéneo. Al turismo rural, una de las primeras alternativas lanzadas por el sector turístico, se han sumado nuevas estrategias como el turismo de negocios, el de salud o bienestar, el deportivo o el necroturismo, una última tendencia que está revolucionando el sector.Esta nueva modalidad turística apuesta por dar a conocer el rico patrimonio histórico y artístico que albergan los camposantos de numerosas metrópolis de todo el mundo. Rincones tranquilos, alejados de los turistas que conservan auténticas obras de arte y donde descansan multitud de personajes históricos. Aunque el necroturismo pueda parecernos algo totalmente innovador, lo cierto es que ciudades europeas como París o Viena llevan tiempo fomentando la riqueza de sus cementerios.Una tendencia que se consolida en EuropaAhora el Consejo de Europa parece querer respaldar esta nueva modalidad de turismo, ya que recientemente ha reconocido la Ruta Europea de Cementerios con la mención de Itinerario Cultural, una distinción de la que ya gozan rutas tan destacadas como el Camino de Santiago. La ASCE (Asociación de Cementerios Significativos de Europa) ha sido la encargada de defender durante años esta reivindicación.La ruta recorre casi 50 ciudades de toda Europa, entre las que destacan Oporto, Florencia, Estocolmo, París, Londres, Cracovia o Atenas. De España se han elegido camposantos como el cementerio municipal de Granada, el de Ciriego en Santander o el cementerio de Polloe de San Sebastián. El turista que se anime a recorrer esta particular ruta podrá visitar las tumbas de personajes tan ilustres como el filósofo Jean-Paul Sartre (en el parisino cementerio de Montparnasse), el compositor Ludwig van Beethoven (en el Zentralfriedhof de Viena) o el pintor surrealista Joan Miró (en el cementerio barcelonés de Montjuïc). También podrá dejarse maravillar por conjuntos escultóricos y arquitectónicos de estilos tan variados como el art noveau, el neogótico, el neoclásico o el romántico.Los pros y los contras del necroturismoEl necroturismo ha despertado opiniones para todos los gustos. Sus defensores alegan que se trata de un nuevo concepto turístico totalmente gratuito, que mantiene al visitante alejado de las grandes masas a las que nos tienen acostumbrados los monumentos más convencionales. Quienes apoyan el necroturismo consideran, además, que es una buena manera de fomentar la preservación y el cuidado de los cementerios, concebidos como espacios que guardan un importante patrimonio histórico, artístico y social. Los detractores, por su parte, no parecen contentarse demasiado con esta nueva modalidad turística, ya que la llegada de visitantes podría poner en peligro la conservación de los recintos funerarios, así como la tranquilidad que, según ellos, deben tener estos lugares.