La madre de las exclusivas por Enrique Miguel RODRÍGUEZ

La Razón
La RazónLa Razón

En lo que va de año, sin duda, ésta que voy a comentar ha sido la más grande de todas las exclusivas. La revista «Hola» ha casado a una de sus grandes estrellas, y ha sido como un grito colectivo, «¡ Por Fin ¡». Ya está en los quioscos, en las casas, en las peluquerías unisex –que se empezó por esto y se ha terminado con la sentencia del constitucional–, en los despachos de los abogados, en los de los ministros, en los de los líderes sindicales –que entre huelga y huelga se solazan con la boda–... Y es que por fin ya se ha casado Julio José Iglesias Preysler, que es de los de peina y volantes que pocos van quedando. Hay que reconocer que la novia –Julio se ha casado con una mujer– estaba magnífica. Si el traje de la ceremonia era «superguay», el del festejo era fascinante. Además sabe cómo ganarse a la afición. Juzgue los mensajes que Charisse dejó a su marido y a su suegro en sus platos, y escritos en sendos pañuelos de seda bordados: al ya marido «Hoy me caso con el amor de mi vida»; a Julio padre, le agradece que haya criado a su hijo para convertirse en el hombre de sus sueños –no se puede dejar que son románticos a la par que cursis–.

El hombre y, claro está, la mujer, están hechos a la imagen y semejanza de Dios. Por tanto, habrá que admitir que al igual que los humanos Dios tiene un toque caprichoso, y que a veces le da por darle todo o nada a determinadas personas. En el caso de los Preysler-Iglesias se ha volcado. Sólo hay que ver qué bellísimas y elegantes están todas. Qué espléndidos están ellos, que felicidad se nota, incluso las lágrimas de mama Isabel son de gozo total por ver a su hijo casado. No se si comieron perdices, pero de que van a ser felices no tengo la menor duda, porque lo que unen «Hola» y Porcelanosa en la tierra no lo separa ni Dios en el cielo. Por cierto, después de las 50 páginas dedicadas al enlace, hay dos publicitarias, una de Porcelanosa y otra de Suárez, que han querido colaborar en la millonaria exclusiva que «Hola» ha pagado para tener la madre de las exclusivas del 2012.