Fin de temporada por Enrique Miguel RODRÍGUEZ

La Razón
La RazónLa Razón

Me entusiasman los artículos del maestro Antonio Burgos que recuerdan lugares, negocios, bares, anuncios con sus musiquillas de otros tiempos. En este último apartado me consta que Antonio realizaba verdaderos desafíos con Rocío Jurado, que cantaba igual de bien la coplilla de una publicidad, «sí, sí, pero con jabón Rosil» que el «amor brujo» de Falla. Apoyándome en esos bellos recuerdos, que te dejan otra vez con diez años, para mi fin de temporada, era el letrero que aparecía en el tristemente desparecido Teatro San Fernando, anunciado el fin de la temporada teatral, que daba paso inmediato a la de cine de verano. En el enorme cartelón de la entrada, aparecía un paisaje nevado con el oso blanco correspondiente, el pie del cartel anunciaba a gran tamaño refrigeración con sistema Carrier. Esto hoy no tendría ningún reclamo, pero hace 50 años conseguía que muchas personas compraran una localidad para pasar la tarde a los 18 grados que prometía el teatro; la película daba igual. Mi fin de temporada televisiva y radiofónica ya se han producido, hoy echo el telón a mi columna, afortunadamente, y más en los tiempos que corren, volveré en septiembre, a «Espejo público» de A3, a «Herrera en la Onda» y a este periódico. Una vez más reitero mi agradecimiento a los que me han leído de septiembre a julio, sean 50 o 50.000. Vuelvo a repetir que esto de tener artículo en un periódico es como el teatro para los actores. En la televisión te ven y te puede aportar popularidad, pero eres uno más dentro de un espectáculo. En un programa con la fuerza de «Herrera en la onda» te escuchan millones de personas, pero lo hacen por Herrera y por la radio coral que se realiza. Lo del periódico es cosa de uno, tiene que haber alguien que se desplace a un kiosco, compre el diario y se ponga a leerlo y que, además, elija tu columna y se empape de lo que quieres comunicar. Ahí el merito es todo del que escribe y, claro, del lector. Por eso, muchas gracias, buen verano y volveré cuando llegue septiembre.