Libros

El primo de zumosol exprime la independencia

Sergio Medialdea asegura a LA RAZÓN que, tras presentar su canción «Som Catalunya», ha recibido la llamada de representantes de CiU

Sergio Medialdea posa para LA RAZÓN con su single «Som Catalunya»
Sergio Medialdea posa para LA RAZÓN con su single «Som Catalunya»

Sus músculos le convirtieron en el primo que todos querían tener para defenderse de los enemigos y, ahora, su voz le sirve para reivindicar una Cataluña independiente. Sergio Medialdea, después de 20 años, ha vuelto a primera línea informativa y esta vez no por ser el protagonista de anuncios de zumo sino por abanderar a través de una canción, «Som Catalunya» –compuesta por él mismo–, el ansia separatista. En ella habla la grandeza de los catalanes y la necesidad de una desvinculación de España. «Todo surgió en 2005. Me gusta mucho escribir y me atreví con un poema que más tarde convertí en canción. De hecho, la moví por varias discográficas, pero todas me dijeron que no valía para nada», asegura el ahora cantante. Pero no desistió en su empeño y siguió dando a conocer su tema a las radios y televisiones, aunque siguió sin encontrar a alguien que apostara por su trabajo. Hasta que recibió una llamada del magazine «Els matins» de la televisión catalana TV3 para que acudiera a presentarla. Sergio y su grupo, Doble pareja, cantaron el tema: «Miramos con orgullo la senyera, como una madre la llevamos en el corazón. Abrimos las puertas al mundo, Cataluña grita: ‘‘Quiero ser una nación''».

Además de ser actor, modelo de publicidad y pasarela, organizador de eventos, escritor y cantante, la política tampoco le desagrada, aunque asegura que por el momento no es su prioridad; de hecho, ya ha recibido la llamada de algún grupo parlamentario. «CiU se puso en contacto conmigo a raíz del boom de la canción, pero en estos momentos no me llama demasiado la atención meterme en política ya que su imagen está muy desprestigiada y, además, es una labor complicada», explica. Lo que de momento está claro es que desde que su controvertido tema salió a la luz se incendió la red con comentarios de todo tipo, por lo que tuvo que volver al mismo programa para aclarar el por qué de su reivindicación. «Acepto las críticas siempre que sean respetuosas. Simplemente esta canción representa un sentimiento de miles de personas y no puede tomarse a risa», explica a LA RAZÓN. Confiesa que con este tema ha conseguido hacer realidad otro de sus sueños, al igual que cuando publicó hace un año su primera novela, «Larajedon, el misterio de los elefantes» (larajedon.com), que tuvo que autoeditarse al no encontrar a nadie que apostara por ella. «Cada vez que me cierran una puerta lucho con más fuerza para conseguir mis objetivos. Incluso, en el caso de la canción, los comentarios despectivos han servido para que se hable más de ella y de mí», asevera.

«Kit de la libertad»
Lo que ahora se marca como reto es convertir «Som Catalunya» en un «hit» comercial: «Tengo pensado proponer a alguna discográfica grabar más canciones y hacer un disco. Me gustaría que se convirtiera en el himno de Cataluña. Además, tampoco descarto preparar el ‘‘Kit de la libertad''; en él incluiría una pulsera con la bandera de Cataluña, una pegatina para el coche y una bandera», explica, para a continuación matizar su patriotismo: «Quiero una Cataluña independiente pero que no de la espalda a España. Ser como Andorra no estaría mal». Él es consciente de que todo el revuelo que se ha formado alrededor a su single nacionalista es fruto de su fama en los noventa. «No me molesta que me identifiquen con el primo de Zumosol, es más, si todo el mundo habla de mí estos días es por ese motivo, y si desde entonces me han llamado para participar en algún programa ha sido por esto, así que estoy muy agradecido a aquel spot», confiesa. Además, no descarta la posibilidad de proponer a Pascual la idea de retomar a su personajes o que ellos le patrocinen, «porque les hago mucha publicidad gratuita cada vez que se habla de mí», comenta con una sonrisa. Su próxima meta: ser presentador de televisión. «Quién sabe si a raíz de esto me llama Ana Rosa», concluye.

«Me gustaría ser conocido por mis libros»
Ha sacado buen partido a su tableta de chocolate –fue imagen de Armani y ha protagonizado varias portadas de revistas– y ahora quiere demostrar que tras un cuerpo diez se esconde un intelecto no menos deseable. «Me gustaría ser conocido por mis libros», afirma. Por este motivo está ya preparando su segunda novela. «Esta vez será sobre cómo se construyeron las pirámides y su significado». Sobre «Larajedon» ya ha recibido ofertas para llevarla a la gran pantalla, «pero la crisis ha hecho que de momento todo se pare», concluye.