Los trabajadores de Roca quieren conocer las cuentas antes de aplicarse el ERE

La Razón
La RazónLa Razón

Sevilla- Los trabajadores de la planta de Roca de Alcalá de Guadaíra rechazaron ayer el nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) de carácter suspensivo planteado en sus centros de Gavà (Barcelona), Alcalá de Henares (Madrid) y Alcalá de Guadaira, que afectará a 235 trabajadores de Sevilla, la totalidad de la plantilla de producción de la fábrica, tras lo que han lamentado que la empresa «no nos dé las cuentas que les hemos pedido en numerosas ocasiones». Fuentes del comité de empresa indicaron que la sociedad «nos dice inicialmente que el ERE suspensivo, que se hará durante dos meses en el año 2012, se aplicará en diciembre del próximo año y el otro mes está pendiente de concretar, pero tememos que no sean consecutivos».

Tras recordar que a la planta de Alcalá de Henares este ERE afectará ya, los trabajadores lamentaron que llevan pidiendo «las cuentas de la factoría de Alcalá de Guadaíra, por modelos y producción», toda vez que «la empresa nos dice que tenemos un nivel de stock muy alto, pero no nos lo argumenta con cuentas». Los sindicatos rechazan el ERE y negociarán «las mejores condiciones para los empleados».