Libros

La sorpresa «indie» de los Oscar

Suena extraño, muy extraño, que la directora de una película admita que no desea que su protagonista gane un premio. No es una extravagancia de la sensata Debra Granik, pues la protagonista de su filme aún no es mayor de edad: «No creo que gane y tampoco me parece una buena idea para alguien de veinte años.

 
 

La nominación ya es un espaldarazo a su carrera, pero obtener un Oscar con tan poca edad complica mucho las cosas, ¿qué proyecto podría hacer después?», reflexiona la realizadora sobre Jennifer Lawrence, que se batirá en la gran noche de Hollywood con Annette Bening («Los chicos están bien»), Nicole Kidman («Rabbit Hole»), Natalie Portman («Cisne negro») y Michelle Williams («Blue Valentine»).

Relato griego

Sobre ella Granik edifica «Winter's Bone», un relato que ya triunfó en Sundance de la América profundísima, como «Frozen River» el año pasado, en la que una joven deviene heroína para evitar que el peso de la justicia caiga sobre su madre y sus hermanos pequeños en forma de embargo de la casa tras la fuga de su padre. Pese al tono gélido empleado por la realizadora y la contemporaneidad de la historia, se adivina un latido épico un tanto clásico: «Tiene algo de relato griego, la incapacidad de escapar al destino, las mismas preguntas: qué es el bien, el mal, cómo superar el rechazo de un padre... pero todo eso ya estaba en la novela», se quita mérito Garnik. Hablamos con ella días después de las cuatro nominaciones que logró el filme y admite que aún no acaba de creérselo.

Realizó muchas pruebas de montaje, pero al final quedó una versión que conmociona al espectador, pues el sufrimiento de la joven protagonista parece infinito: «Finalmente pesó mucho la presión que sufre. Ella tiene muy poco tiempo para lograr su objetivo y no puede relajarse», argumenta, de ahí que el espectador tampoco pueda hacerlo. La realizadora se felicita de que los Oscar hayan bendecido dos historias de heroínas adolescentes, como «Valor de ley» y la suya: «Ambas son muy valientes. Es necesario refrescar la imagen de la mujer en la pantalla, que no sólo se exalte la belleza».