Miles de rusos vuelven a protestar por el supuesto fraude electoral

Miles de personas han salido este sábado a la calle para secundar la convocatoria "Por unas elecciones justas"tras las irregularidades denunciadas en las elecciones del pasado 4 de diciembre a la Duma o Cámara Baja del Parlamento ruso. La Policía ha difundido ya una primera estimación de asistencia de 14.000 personas.

"Nos hemos reunido aquí para reivindicar nuestras demandas", ha señalado el opositor y exdiputado Vladimir Rizhkov, que se dirigió a los manifestantes reunidos en la avenida Sajarov de Moscú, cortada al tráfico para facilitar la celebración del acto de protesta, según recoge la agencia de noticias RIA Novosti.

Rizhkov ha recordado que exigen, al igual que en la manifestación de hace dos semanas, la liberación de los "presos políticos", la instauración de una nueva ley electoral más liberal, la dimisión del director de la Comisión Electoral Central, Vladimir Churov, y la repetición de las elecciones del 4 de diciembre.

En la marcha también han participado personalidades como el exministro de Finanzas Alexei Kudrin o el novelista Boris Akunin. Este último también se ha dirigido a los participantes nada más comenzar el acto para criticar al primer ministro, Vladimir Putin.

"Hemos propuesto unas condiciones para poder aceptar a estos dirigentes un tiempo más. El presidente saliente nos ha respondido con promesas vagas y el hombre que quiere convertirse en presidente nos ha respondido insultándonos", ha señalado Akunin en referencia al presidente saliente, Dimitri Medvedev, y al candidato de Rusia Unida a la Presidencia en las elecciones de marzo, el propio Putin.

Tras la intervención de Akunin, los manifestantes estallaron en gritos de "`Rusia sin Putin!". La Policía ha desplegado un importante dispositivo de seguridad, pero por el momento no se han registrado incidentes.

Las autoridades han establecido en 50.000 el máximo de participantes para la protesta de este sábado, una cifra que ya se alcanzó el pasado 10 de diciembre, en la marcha más multitudinaria de la oposición en años. Sin embargo, ya entonces la Policía cifró en apenas 25.000 el número de manifestantes reunidos en la plaza Bolotnaya moscovita.