La Policía Local de Valencia eliminará horas extra de apoyo a la Nacional

Ahorrar un euro de donde se pueda para evitar despidos. Barberá sigue tirando de calculadora. 

Barberá acompañada del concejal de Personal, Vicente Igual
Barberá acompañada del concejal de Personal, Vicente Igual

El Ayuntamiento de Valencia va perfilando poco a poco algunas de las medidas que tomará en breve para reducir gastos tal y como pide el Gobierno central a las administraciones locales. Así que el equipo de Rita Barberá trata de cuadrar unas gastos que asegura que ya están más que ajustados y, más que en recortes, piensa en reestructurar obligaciones. Y empezará con las que tiene con el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero. «No vamos a asumir competencias estatales que no nos corresponden». Así que, a partir de ahora, la seguridad ciudadana correrá a cargo exclusivamente de la Policía Nacional. En este sentido, el Consistorio capitalino estudia eliminar las horas extra que los agentes locales realizan como servicios extraordinarios y en apoyo a la Nacional durante eventos deportivos de especial magnitud, como sería, por ejemplo, un posible ascenso del Levante UD a Primera División. «Sólo se realizarán servicios extraordinarios», apuntaron ayer fuentes municipales.Pero las medidas de ahorro no acaban ahí. Si es preciso, y de hecho ya se han hecho pruebas para ver la viabilidad de la idea, el Ayuntamiento apagará «una farola sí, otra no», para de este modo reducir la factura de la luz. Otra alternativa en este campo sería, en una calle que lo permita, dejar sólo operativa una acera de iluminación. Se baraja, además, la posibilidad de reducir el número de baldeos que se realizan al día. De otras medidas poco más se sabe. Barberá recordó ayer que habrá que adecuar en el tiempo algunos proyectos urbanísticos como el futuro Pont de Fusta. Con todo, la primera edil insistió en que «en ningún caso» habrá despidos. Y respecto a la rebaja de sueldos de los concejales, tal y como instó la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Barberá afirmó que se trata de un asunto que se está negociando y que, en cualquier caso, el equipo de Gobierno lleva dos años con el sueldo congelado y «perdiendo poder adquisitivo».A pesar de todo, y a juicio de la alcaldesa, «la situación es dramática, no piensen que la situación se soluciona con este recorte ni mucho menos».

 

Mejor sin PeraltaLa reunión mantenida el lunes entre la directora general de Sostenibilidad de la Costa y el Mar, Alicia Paz Antolín, y los hosteleros, abre de par en par una puerta a la esperanza. Hasta Barberá consideró positivo el acuerdo alcanzado con el Gobierno central. Quizás por el cambio de interlocutores, dejó caer. Para Barberá el papel del delegado del Gobierno en la Comunitat, Ricardo Peralta, ha impedido hasta ahora avanzar en pos de una solución para un subsector, el de los hosteleros de la playa, que veía peligrar su futuro por el recorte en el número de metros cuadrados de las terrazas.