Nadal está sano

A las 17:50 de ayer Nadal volvió a coger una raqueta y a probar el pie izquierdo. Ligero calentamiento, un peloteo, alguna volea, la habitual tanda de saques, poco más de una hora... El entrenamiento previo a la búsqueda de sus cuartas semifinales en Wimbledon hoy ante Fish no pudo ir mejor.

Nadal está sano
Nadal está sano

Se retrasó una hora por la habitual lluvia de Londres, pero cuando Rafa pisó la hierba, el pie respondió. El susto ante Del Potro se quedó sólo en eso. Una resonancia magnética descartó un problema grave y el contacto con la pista permitió al número uno del mundo olvidar sus peores momentos en el torneo. Los problemas en el pie izquierdo recordaron a los que vivió en el pasado Abierto de Australia. Se estaba jugando el pase a cuartos con David Ferrer. Arrancó el partido y sintió de inmediato molestias en los isquiotibiales. «Los isquios, los isquios», avisó alarmado a su palco. Resistió, sufrió, se tragó el dolor y cuando el partido se le escapaba no atendió las indicaciones en las que su tío Toni le reclamaba que se retirase. «¡¡¡Estoy en Australia y no me voy ni cagando!!!», fue lo que le salió del alma a su sobrino. Terminó perdiendo, pero nada de retiradas con un «grande» en juego.

Los problemas ante Del Potro aparecieron en el final del primer set. Un mal apoyo en un punto que le daba un «set-ball» desató las alarmas. Como el dolor no fue a más, alcanzó los cuartos y de inmediato se fue a una clínica cercana para que le realizaran una resonancia magnética y comprobaran si peligraba el partido ante el estadounidense. «Dejé el club y me fui a hacer unas pruebas a un hospital de Londres porque pensé que las molestias eran algo grave, pero a medida que fui jugando el dolor fue disminuyendo», explicó Nadal a través de su cuenta de Facebook. «Afortunadamente, las pruebas que me han realizado han descartado una lesión grave», comentó aliviado Rafa. La explicación médica corrió a cargo de Ignacio Muñoz, el técnico de la Federación desplazado a Londres: «Sólo padece una ligera inflamación alrededor de los tendones peroneos», algo que no le impedirá en absoluto jugar.

Nadal llevará un fuerte vendaje, pero no parece un obstáculo suficiente como para tener problemas ante Mardy Fish. Las cinco veces en que se han medido han terminado con victoria. Ya se cruzaron en la primera ronda de Wimbledon 2007. Nadal se impuso en tres sets. No es la única vez que se han visto en hierba. Un año antes, en Queen's, la victoria también fue para el español. Con 29 años, el estadounidense nunca ha llegado tan lejos en un «grande». Forma parte de la clase media de la ATP, ha ganado cinco torneos menores en toda su carrera y es un especialista en pista rápida que no ha terminado de explotar.

Rafa, que jugará en la pista 1 a la hora prevista (nunca antes de las 17:00), ya que no hay previsiones de lluvia, no será el único español. Feliciano López se mide a Murray en lo que el toledano ha calificado «como una eliminatoria de la Davis». En caso de victoria, habría semifinal española. El problema para «Feli» es que Murray, el entorno del escocés, los organizadores y el público están convencidos de que éste puede ser el año en que un británico vuelve a ganar el torneo por primera vez desde 1936. «Feli» es el encargado de estropear la fiesta en el All England Tennis Club.