Anita Seidler: «Tenemos talento para sortear esta crisis»

Nació: 1981, en Alemania. Una película: «Invictus». Un grupo de música: El Pescao. Un libro: «Ismael». Dentro de 20 años: «Me veo rodeada de muchas personas con proyectos».

Anita Seidler - Cofundadora de Hub Madrid
Anita Seidler - Cofundadora de Hub Madrid

–A sus 30 años, es cofundadora de Hub Madrid, un centro que fomenta la creación de empresas sociales.
–Siempre he sido muy apasionada y muy curiosa. Me gusta soñar y que estos sueños se pongan en práctica. Y eso es en cierta manera Hub Madrid: un espacio inspirador en el que unas 15.000 personas lanzan ideas para crear empresas responsables, sostenibles y con una proyección social.

–Un proyecto muy ambicioso...
–Hay que serlo en estos tiempos. Mi visión y mi actitud han sido desde siempre: «¿Y por qué no?». Hub Madrid lo lanzamos en plena crisis. Ya no tenemos seguridad ni en las grandes empresas ni en las instituciones. La única certidumbre es que hay incertidumbre.

–¿Y esa sensación cómo se vence?
–Conviviendo con ella, pero también retándola. Creo en la acción. En vez de estar deprimido hay que seguir adelante. No podemos esperar que otras personas solucionen nuestras vidas. Ya no. Todos tenemos el talento y el coraje para sortear esta crisis. Sólo hay que saber en qué dirección moverse.

–¿Y en cuál hay que hacerlo?
–Debemos creer en el potencial de las personas y facilitar espacios para la concreción. Ante problemas que son cada vez más complejos, una sola persona va a presentar la solución. Ésta vendrá de colectivos diversos trabajando en la misma dirección.

–¿Qué diagnóstico me haría de la juventud española?
–Por lo que yo percibo, y llevo más de cinco años en España, están apostando claramente por la innovación; los viejos esquemas ya no les valen. También por la creatividad y sobre todo por la necesidad de trabajar con otras personas. Puede que algunos estén desanimados, pero a la vez tienen muy claro lo que quieren hacer con sus vidas. En las charlas y conferencias siempre les digo: «No importa tu edad, puedes hacer más de lo que piensas».

–Ya, pero para crear una empresa se necesita dinero...
–Sí, claro, es básico pero también es imprescindible una actitud que les aporte seguridad y no se crean que son unos locos visionarios. Porque ocurre y eso mismo les echa para atrás. La carencia de créditos está forzando a crear algunas empresas individuales, con una administración mínima, que se unen a otras empresas.

–¿Que le aporta a usted ser emprendedora?
–Para mí lo más gratificante es que soy el actor de mi propia historia. Invierto tiempo, también dinero, en mi futuro, sin intermediarios, en el trabajo que me hace más feliz. No dependo de otros, soy el motor.

–Ahora se habla mucho de las empresas sociales. ¿Qué son?
–Empresas que generan no sólo un valor económico, sino también un valor en el medio ambiente, entendiendo que la huella que dejemos en él sea mínima, y proyección cultural y social para integrar a las personas más desfavorecidas.