Baloncesto

Un problema de bases

José Manuel Calderón apenas estuvo 12 minutos en pista. No anotó ningún punto y sólo aportó tres rebotes
José Manuel Calderón apenas estuvo 12 minutos en pista. No anotó ningún punto y sólo aportó tres rebotes

Una de las claves de la Selección es la presencia de tres bases. La inclusión de Sada entre los doce elegidos en detrimento de Carlos Suárez dejaba la dirección del equipo, al menos a priori, cubierta. Scariolo tenía casi de todo. Defensa, velocidad, control, intensidad, rebotes... Eso podía suponerse hasta que Calderón y Ricky se comportaron ante Polonia como dos recién llegados.

La estadística no miente. Entre los tres bases no sumaron un punto. Presentaron una carta de 0/7 en el tiro. Sólo Sada, al que no se pide anotar, ayudó con seis rebotes, una asistencia e intensidad. «Lo positivo es la victoria, pero tenemos que mejorar en muchos aspectos», acertó a decir Ricky en un primer análisis apresurado.

Calderón, al que no se ve cómodo con su papel en la pista, fue más práctico: «Los primeros partidos siempre son complicados, tenemos experiencia y lo importante es que ya se ha pasado y que hemos conseguido la victoria, que era de lo que se trataba. Esto ya no es como antiguamente, no se puede ganar por veinte todos los días». El base de los Raptors prefería mirar al futuro. Se trataba de no recrearse en uno de sus peores partidos con «La Roja»: «Había que ganar, lo hemos hecho y ya está. Quedan diez victorias más para nuestro objetivo y al estreno no hay que darle demasiadas vueltas».

En el cuerpo técnico se considera que el partido de Sada al menos sirve para ratificar la decidida apuesta por los tres bases. Los dos «titulares» no pudieron estar peor y el duodécimo hombre de la Selección fue el único que aportó algo desde el puesto de director de juego.