Ryanair cumple sus amenazas y abandona Reus dejando 88 parados

La aerolínea se salta el convenio firmado con la Generalitat hasta 2013

Ryanair deja el aeropuerto de Reus y reduce a la mitad los destinos que ofrece desde Girona
Ryanair deja el aeropuerto de Reus y reduce a la mitad los destinos que ofrece desde Girona

Barcelona- El aeropuerto de Reus comienza la temporada de invierno más difícil de su corta historia. Ryanair ha cumplido sus amenazas y dejará el aeropuerto el próximo 6 de noviembre, lo que supondrá que un total de 88 trabajadores se quedarán en el paro y otros 300 empleos indirectos se pueden ver afectados.
Ryanair anunció el mes de abril que cerraba la base operativa a Reus durante la temporada de invierno. El convenio de la aerolínea, vigente hasta 2013, con la administración catalana, sin embargo, establecía 39 frecuencias en invierno y 100 en verano, pero Ryanair no volverá a Reus hasta abril. La aerolínea irlandesa exigía un sustancial aumento de las subvenciones para seguir operando desde los aeropuertos de Girona y Reus. La Generalitat se negó y anunció que mantenía vigente el convenio mientras ésta opere la mitad de los vuelos previstos en el contrato, aunque le pagaría según el número de operaciones. Las administraciones cifraron la espantada de Ryanair en una pérdida de 75.000 pasajeros anuales.
Girona
En cuanto al aeropuerto de Girona, Ryanair también ha cumplido sus amenazas y ha aplicado una drástica reducción en la actividad. Durante la temporada de invierno ha reducido a la mitad los destinos que ofrece desde este aeropuerto. De 46 rutas se pasa a 23. Más significativa es la caída de las frecuencias de los vuelos, puesto que las operaciones pasan de 472 por semana a sólo 174, un 63 por ciento menos.
Las negociaciones entre Ryanair y las administraciones siguen en punto muerto. La aerolínea rehusó la última propuesta de 11,5 millones por cuatro millones de pasajeros anuales y pide 15 por tres millones. Para la Generalitat, esta demanda es inaceptable.
El conseller de Territorio, Lluís Recoder, por su parte, acusó ayer a Aena de romper el modelo aeroportuario que la Generalitat quería en Cataluña al abrir el aeropuerto de El Prat a, precisamente, Ryanair. Recoder apuntó que el modelo anhelado por la Generalitat consiste en destinar las compañías de bajo coste a los aeropuertos de Girona y Reus, mientras que Barcelona se ocuparía como base de operaciones de proximidad de vuelos que van a toda Europa y como «hub» intercontintental. Para el conseller el hecho de que Ryanair pueda volar desde Barcelona desincentiva a la compañía irlandesa para volar desde Reus o Girona.
A propósito de la negociación con Ryanair, Recoder señaló que es «difícil y dura», porque una vez que llegan a acuerdos, la aerolínea se desdice con un «o pagáis más o nos vamos». Es una «especie de partida de póquer» de difícil solución con esta «actitud».