Los extranjeros vuelven a España atraídos por las gangas inmobiliarias

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Madrid- Las «gangas» en el sector inmobiliario español empiezan a actuar como efecto llamada entre los inversores extranjeros, que huyeron despavoridos hace ahora cuatro años pero que en 2011 destinaron 4.748 millones de euros a la compra de inmuebles, un 27% más que en 2010. Esta cifra representa el mayor desembolso que realiza este colectivo desde 2008 y, por el contrario, el de los españoles en el exterior se redujo un 23,4%.Según datos del Banco de España recopilados por Efe, la inversión extranjera en inmuebles españoles, que se ha incrementado por segundo año consecutivo, no rebasaba los 4.000 millones de euros desde hace tres años, ni experimentaba una subida tan fuerte desde el «boom» del sector. Con este repunte, el desembolso realizado por los extranjeros en viviendas ubicadas en España cerró el pasado año en niveles similares a los de 2006, cuando la inversión se situó en 4.716 millones de euros.Sin embargo, y a pesar de que la inversión superó con creces en 2011 a la que se contabilizó en 2009 y 2010, esta cantidad se mantiene aún lejos de las cifras de 2007 y 2008, cuando superaba los 5.300 millones.Sin embargo, el incremento de estos fondos contrasta con el retroceso de las inversiones españolas en inmuebles fuera de nuestras fronteras durante 2011: la cantidad desembolsada fue un 81% menor a la máxima registrada en 2007. El pasado año, los españoles invirtieron 618 millones en activos inmobiliarios fuera de su país, lo que representa una caída del 23,4% respecto a los 807 millones de 2010.Para mejorar la visión del mercado inmobiliario español, el Gobierno anterior puso en marcha el pasado año un «road show» por distintos países a fin de captar el interés de los inversores internacionales. Ése también es el gran objetivo del presidente de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE), José Manuel Galindo, quien ha presentado a las distintas administraciones un paquete de medidas para potenciar la venta de viviendas turísticas, unas 250.000. De venderse estas viviendas, un tercio del excedente, Galindo indicó que se podrían obtener 50.000 millones. Una cantidad sólo ligeramente inferior a los recursos que necesita la banca en capital y provisiones para cumplir las exigencias de la reforma financiera.