El alcalde se desentiende de las mejoras laborales

En calidad de testigo, el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, compareció ayer en el juzgado de Instrucción 15 para ratificar su escrito del pasado 28 de enero y certificar que nunca fue informado por el ex gerente de Sevilla Global José Ramírez de las «modificaciones laborales» –contrataciones indefinidas y subidas de nivel– que le valieron una querella criminal de la actual dirección por administración desleal, abuso de funciones y perjuicios económicos a la entidad.

Alfredo Sánchez Monteseirín, a su entrada en los juzgados para testificar
Alfredo Sánchez Monteseirín, a su entrada en los juzgados para testificar

Eso sí, Monteseirín admitió que recibió al ex gerente dos días antes de su destitución oficial, en septiembre 2009, y le pidió «expresamente que no tomara ninguna decisión en ningún sentido y en ningún ámbito de la empresa». De hecho, le solicitó que no asistiera al consejo de administración donde debía ser cesado para «evitar tensiones».

También testificó Jon Ander Sánchez, ex delegado de Economía y Empleo y abogado de Ramírez, quien celebró que el alcalde confirmara que nada tuvo que ver con las modificaciones en la plantilla en Sevilla Global, así como su «absoluto respeto» hacia la figura y competencias del gerente.

Por su parte, Sánchez insistió en que la revisión laboral emprendida en sus últimos días en el cargo sólo respondió al cumplimiento de la ley y de «los compromisos adquiridos con los trabajadores» por Izquierda Unida. El ex delegado comunista avanzó que ha pedido la baja en la coalición.