Libros

Sevilla

OPINIÓN: Conciencias a 200 euros

La Razón
La Razón La Razón

El mal momento que vive el periodismo no se constata en el hecho de que profesionales y empresas nos vendemos, que eso no ha cambiado desde «La Gazette» de Renaudot, sino en lo bajas que están las tarifas. En 2008, la relación incestuosa entre los ayuntamientos socialistas de Zaragoza y Sevilla se plasmó en la presentación en el recinto de la Expo de la más estúpida mamarrachada parida por el gobierno de Monteseirín, que ya es decir: agua de Emasesa embotellada. Dos neuronas en ejercicio bastaban para concluir que la majadería era ruinosa por encima de ridícula pero un billete de AVE y una noche de hotel cabe El Pilar bastaron para que celebrásemos la idea como troglodita pasmado ante el descubrimiento del fuego. No hemos evolucionado en cuatro años. Si pretenden saber qué directores cuentan con su par de entraditas para la final de la Copa Davis, busquen (en vano) un análisis serio de los costes del evento en sus respectivos periódicos. Como yo soy mucho de pasar por taquilla, les puedo decir que desde una perspectiva meramente económica organizar la dichosa final equivale a tirar fajos de billetes por el váter. Doscientos euros cuestan un abono y una línea editorial.