El precio del petróleo le pasa a España una factura de 6000 millones

La subida del precio del petróleo le costó a España 6.000 millones de euros en 2010, una elevada cuantía que equivale a la inversión del sector público en I+D+i.

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»

MADRID- Así lo advirtió ayer el ministro Miguel Sebastián, que señaló que, aunque en el último año España «ha reducido a cero» su déficit energético con la Unión Europea, el déficit exterior en energía representa el 4% del PIB.

Con el objetivo de reducir así la dependencia energética del exterior, Sebastián enarboló una vez más el uso del coche eléctrico, por lo que el Gobierno estará dispuesto a desembolsar más de 30 millones de euros a las ayudas para la adquisición de estos vehículos, y que estarán operativas a partir del próximo 1 de abril. Asimismo, aseguró que, con el tiempo, esta apuesta permitirá articular «una mejor integración de las energías renovables» en el mix energético. Al mismo tiempo apuntó que el déficit comercial creció un 4,2% en 2010 y superó los 52.000 millones de euros.


Presión «permanente»
Por otra parte, Lorenzo Bini Smaghi, miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), aseguró ayer que, a pesar de que las «cosas van mejor de lo esperado» en cuanto a crecimiento y empleo, «una de las preocupaciones es la inflación, que es mayor de lo esperado» debido a acontecimientos globales, apuntó. Sin embargo, aún se desconoce si esa inflación se debe a cuestiones de «carácter temporal o a fenómenos más profundos», como la presión sobre los precios de los alimentos, que podría no ser un «fenómeno temporal sino permanente», afirmó Bini Smaghi. Tampoco dudó en señalar que el actual «riesgo geopolítico está creando tensión en los mercados de materias primas y del petróleo», pero evitó aventurar previsiones que dependan del desarrollo de los acontecimientos. Para el responsable del BCE, que se pronunció en un encuentro con empresarios y funcionarios públicos organizado por la Cámara Europea de Comercio en Hong Kong, la crisis que vive actualmente el mundo árabe tendría que servir para que los mercados vuelvan a evaluar el riesgo en Europa. Los mercados deben reevaluar que «Europa es más segura para invertir».