Monago modulará el impuesto de sucesiones para hacer un guiño a IU

José Antonio Monago, candidato a la Presidencia de Extremadura, anticipó ayer que seguirá la línea de austeridad marcada por otros barones del PP, como la nueva presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal.

José Antonio Monago se reunió ayer durante dos horas con Mariano Rajoy
José Antonio Monago se reunió ayer durante dos horas con Mariano Rajoy

Monago se reunió en el Congreso durante dos horas con el líder del PP, Mariano Rajoy, para anticiparle las líneas maestras de su futuro Gobierno. Las once consejerías actuales del Gobierno socialista saliente las reducirá a siete, y tiene previsto contar con independientes. Suprimirá Vicepresidencia primera y Portavocía y unirá Economía y Hacienda. En un delicado escenario en el que su investidura sigue dependiendo de que IU de Extremadura resista a las presiones de su Dirección Federal y mantenga su abstención, Monago insistió en sus guiños a la coalición de izquierdas, al anunciar que asumirá su propuesta de modular el impuesto de sucesiones. IU defiende vincular la cantidad a pagar por el contribuyente con el volumen de bienes y patrimonio que obtengan los ciudadanos en concepto de herencia. «La función de la riqueza es redistribuirla», explicó. Otras comunidades del PP, como Madrid, lo han eliminado. El candidato a la Presidencia de la Junta precisó que a Rajoy le pareció bien que tome esa decisión en materia impositiva. 

En relación al impuesto de patrimonio, que el PP también prometió suprimir, Monago no descartó aceptar la propuesta de IU de recuperarlo, pero precisó que ese tributo es competencia estatal y que, por lo tanto, sólo el Parlamento extremeño puede instar al Gobierno Cental a volver a aplicarlo. También confirmó el popular que sigue dispuesto a proponer una reforma electoral para asumir una de las principales reivindicaciones de IU, y sobre la que el PSOE, por cierto, siempre ha hecho oídos sordos: la de rebajar la barrera de representación del 5 al 3 por ciento. Esa medida formaba parte del documento que Monago entregó a IU de Extremadura para conseguir su apoyo en la investidura. Este citado documento incluía todo un paquete de guiños a la Federación de izquierdas, como una ley de transparencia y distintas cuestiones de carácter puramente regional. Monago aprovechó la reunión con Rajoy para informarle sobre el estado de cuentas de Extremadura y sobre la deuda reconocida por el Gobierno socialista saliente. Además, baraja que la sesión de investidura sea los días 7 y 8 de julio, y en una entrevista en TVE dijo que confía en que los parlamentarios de Izquierda Unida no cambien el voto porque «son gente de palabra».