Los rebeldes declaran «muy cercana» la caída de Gadafi

Los rebeldes se han hecho con el control del aeropuerto militar de Trípoli y de varias barrios de la ciudad y de la periferia. Los combates entre los sublevados y las tropas del régimen de Muamar Gadafi prosiguen, sucediéndose las explosiones, según han confirmado activistas y corresponsales desplazados a dicha área.

El activista libio, Bashir Sewehli, ha declarado a la cadena qatarí Al Yazira que "el aeropuerto militar está bajo el control rebelde y que otras áreas de Trípoli y en los alrededores también lo están". No obstante, ha añadido, los sublevados "están esperando a que lleguen refuerzos".

"Las noticias no están viniendo por los enfrentamientos, pero sabremos más en las próximas horas", ha continuado, "los combatientes rebeldes con los que he hablado me han dicho que no se irán a casa hasta que esto se acabe".

Por su parte, el responsable de los Asuntos Políticos del Consejo Nacional de Transición, Fathi Baja, ha manifestado a Reuters que "existe cierta información que indica que las fuerzas leales a Gadafi se han retirado y han abandonado sus armas en áreas periféricas de Trípoli".

"Creo que todo está en orden"en la capital libia, ha dicho, "los rebeldes están llegando a la calle Al Sarim, cerca del complejo Bab al Azizia", un cuartel militar, la base principal y la residencia de Gadafi, situada a las afueras de la capital, en el sur de la capital de Libia.

"Gadafi puede estar obligado a huir si es capaz de coordinarse con algunos países, pero espero arrestarle para que sea juzgado junto con sus hijos y sus socios en Libia", ha explicado Baja. "La mayoría de la gente que está implicada en esta lucha contra las tropas de Gadafi son civiles", ha apostillado.

Entretanto, corresponsales extranjeros citados por Al Yazira en su cuenta en la red social Twitter dan cuenta de fuertes explosiones registradas en Trípoli durante la madrugada de este domingo. La eriodista Jomana, de la cadena norteamericana CNN, ha coincidido con estas informaciones al señalar que se han producido varias explosiones en algunos puntos de la capital libia.

Estas palabras se pronunciaron en Bengasi, "capital"de los revolucionarios libios, unas pocas horas antes de los primeros combates entre los insurgentes y las fuerzas fieles a Gadafi dentro de Trípoli. Uno de los insurgentes, que se identificó como Abu Bakr el Misrata, declaró a la televisión Al Yazira que la sublevación se inició anoche "desde el corazón de la ciudad", ante la próxima llegada de las fuerzas rebeldes.

El "Consejo Nacional de Transición"en Libia (CNT), organismo político de los rebeldes, afirmó hoy que el fin del régimen de Muamar al Gadafi está "muy cerca", puesto que su brazo armado ya ha iniciado lo que califica de "operación para la liberación de Trípoli", la capital.
El representante rebelde sostuvo que los primeros combates entre los insurgentes y las brigadas fieles al régimen ya han tenido lugar en varios barrios. "Ha habido intercambios de fuego de armas ligeras y lanzagranadas durante toda la noche y hasta las primeras horas de la mañana de hoy", afirmó.


Indicó que los enfrentamientos armados habían tenido lugar sobre todo en los barrios de Tayura y de Suk Yuma.

Por su parte, el portavoz de la Alianza del 17 de Febrero, Mohamed Abderaman, sostuvo que había combates en siete barrios distintos y que los rebeldes habían logrado tomar la base aérea de Matica. La televisión Al Yazira, citando fuentes rebeldes, informó de que los rebeldes habían capturado vivos a 35 miembros de las fuerzas del régimen durante esta noche antes de hacerse con el control total de Tayura, en la periferia oriental de la capital.


La cadena catarí también informó de que tras los primeros combates entre las fuerzas leales y los rebeldes llegaron ataques aéreos de los aviones de la OTAN contra determinados blancos en Trípoli, pero no precisó de cuáles se trataba. El portavoz del gobierno libio, Musa Ibrahim, restó importancia a los hechos al afirmar anoche, poco antes de medianoche, que se trataba de "pequeños enfrentamientos con pequeños grupos, que apenas duraron media hora".
Ibrahim sostuvo que las fuerzas del régimen, con el apoyo de "voluntarios", lograron imponerse y que la capital se ha hecho "totalmente segura".


Agregó que "algunos combatientes extranjeros reclutados por los rebeldes han sido capturados vivos". Poco después, el coronel Gadafi volvió a acusar a la OTAN de pretender hacerse con el petróleo de Libia.


En un mensaje de audio emitido este madrugada por la televisión libia, instó a su pueblo a emprender una contraofensiva contra los rebeldes. "Hace falta poner fin a esta mascarada. Ustedes deben marchar por millones para liberar las ciudades destruidas"por los enemigos del régimen, a quienes calificó de "ratas"y "agentes de Occidente". "¡Adelante! ¡Adelante! Ádelante! Han perdido, han gastado todo y su último recurso es su campaña de mentiras", afirmó.


Más tarde, el hijo mayor de Gadafi, Seif el Islam, compareció ante las cámaras de la televisión estatal para plantear nuevamente que se abra un diálogo entre el gobierno y los rebeldes, aunque descartó que el régimen "agite la bandera blanca de la rendición".


"Si ustedes quieren la paz, estamos preparados, pero sepan que no abandonaremos jamás la lucha", declaró en su discurso televisivo a primera hora de la mañana. Pero el presidente del CNT, Mustafá Abdelyalil, lejos de señalar algún interés en una solución negociada, llamó a los insurgentes a prepararse para "la última batalla".


Con la expectativa de que la capital de Libia caerá en manos de los rebeldes próximamente, Abdelyalil pidió a los combatientes insurgentes que se abstengan de los saqueos en Trípoli y que se comprometan a proteger los bienes públicos y privados, además de las instituciones.