Publicidad
Publicidad
Actualidad

Archivado el caso de los etarras que tenían anotado el móvil de García Hidalgo

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz no aprecia ningún delito en el hecho de que dos etarras fueran sorprendidos, al ser detenidos en Francia en marzo de 2007, con el número de teléfono del entonces director general de la Policía anotado en una cartulina.

El magistrado, que investigaba por colaboración con ETA a Víctor García Hidalgo, ha archivado provisionalmente las diligencias ante la «falta de trascendencia penal». Pero no todo son buenas noticias para el ex director de la Policía. En la misma resolución, Ruz acuerda incorporar parte de las actuaciones al sumario en el que investiga el supuesto chivatazo policial que alertó a ETA, en mayo de 2006, de una operación contra su «aparato de extorsión», en el que García Hidalgo está imputado por colaboración con ETA y revelación de secretos. El instructor se refiere a «determinados informes policiales y actuaciones judiciales» referentes a «elementos de imputación penal» respecto al ex director de la Policía. Según el juez, existen «elementos de conexidad» entre ambas investigaciones que justifican la medida. Cuando los etarras Jon Yurrebaso y Kepa Mirena Suárez fueron detenidos, el primero llevaba encima «una pequeña ficha de cartulina» donde estaban anotados cuatro teléfonos, entre ellos el de García Hidalgo.
 

Publicidad