El PP prevé que el PSOE sólo gobierne en 12 capitales de provincia

Cree que la participación rozará el 70 por ciento. Aspira a gobernar la Diputación de Álava

026NAC05FOT1
026NAC05FOT1

Madrid- Los expertos electorales lo tienen claro: en los momentos de cambio quedan pulverizadas todas las previsiones de participación. Ésta será inferior, claro, a la de las últimas generales, pero en el «cuartel» del PP dan por hecho que puede llegar a ser cercana al 70 por ciento porque «la gente tiene ganas de votar».

Desde los comicios de 1995 no ha habido ninguna convocatoria electoral tan politizada y una participación alta beneficiará a quien haya sido capaz de movilizar más a los suyos. El PSOE empieza esta batalla con desventaja porque todos los sondeos confirman una fidelidad entre los votantes del PP muy superior a la socialista. Pero los de Génova también tienen sus cargas, como el castigo que siempre reciben en municipales, en comparación con las generales, por la presencia de candidaturas independientes que les hacen perder alrededor de un millón de votos.

Aun con ese millón de votos descontados de antemano, la previsión popular no puede ser más optimista tanto en clave autonómica como municipal. Tanto que de puertas adentro hay quienes hablan de reeditar la «barrida» de aquellas autonómicas y municipales de 1995 que precedieron al primer triunfo del PP en unas elecciones generales. Cierto es que hay similitudes, pero también una diferencia notable: que en el 95 se produjo por primera vez el cambio en gobiernos locales, hasta entonces gobernados siempre por socialistas e IU o por nacionalistas. Ahora esperan un resultado muy bueno, pero nunca tendrá el valor histórico de la primera alternancia.

A nivel autonómico, en su mapa de gaviotas el PP deja fuera Extremadura, Cantabria, Navarra, Canarias y Asturias, donde Francisco Álvarez Cascos se está desplomando, según sus encuestas internas, pero esos sondeos también dicen que pueden sumar PSOE e IU. Aunque caigan de su lado comunidades hoy socialistas como Aragón y Baleares, ganando en Castilla-La Mancha, como dan por hecho que sucederá, poco importarán ya el resto de complementos.

En clave municipal, el PP ha puesto toda la carne en el asador para mantener y ampliar su poder local hasta dejar al PSOE el gobierno de apenas una docena de capitales de provincia. Si el mapa final queda como con el que trabajan, en lo que afecta a las grandes ciudades el PSOE se quedaría fuera de todas las emblemáticas: Madrid, Barcelona (por victoria de CiU, con disposición del PP al pacto), Valencia, Sevilla, Málaga, Murcia, Alicante, Palmas de Gran Canaria, Palma de Mallorca... La única excepción sería Zaragoza.

Además, los estrategas electorales de Génova han marcado como otros objetivos prioritarios la conquista, por ejemplo, de ciudades gallegas como La Coruña y Santiago.

En Andalucía, el PP plantea las elecciones como un anticipo de una histórica victoria en las próximas autonómicas, lo que implica fijar el listón a la altura de la mayoría absoluta en las ocho capitales de provincia.

El Rubicón son las elecciones municipales de 1995, que fueron catastróficas para los socialistas porque perdieron todas las capitales. Si se cumple ese pronóstico, la victoria en las autonómicas estaría aún más cerca, según explica el coordinador de Política Autonómica y diputado andaluz, Juan Manuel Moreno. Según subraya Moreno, el PP andaluz está tan seguro del terreno que pisa que no se conforma con el trofeo de las capitales de provincia, sino que también aspira a arrebatarle al PSOE emblemáticos municipios interiores como Antequera, Ronda... El PP ha elaborado un mapa de medio centenar de ciudades medias y grandes pueblos donde creen que se juegan el gobierno autonómico, después del intenso trabajo que han desplegado bajo el ritmo implacable marcado por Javier Arenas.

En 1995 los socialistas andaluces obtuvieron el 34 por ciento de los votos y los populares el 31 por ciento. En las últimas municipales, la brecha entre los dos partidos se disparó a los 8,5 puntos a favor de los socialistas.

En el País Vasco, las encuestas anticipan una posible victoria en la Diputación de Álava (no así en el Ayuntamiento de Vitoria). Y de confirmarse que son la primera fuerza en la Diputación, el PP que preside Antonio Basagoiti exigirá al «lendakari» Patxi López que les deje gobernar, en coherencia con el acuerdo que mantienen en Ajuria Enea. De no ser así, el pacto entre PSE-PP correrá un serio riesgo.


El PSOE cuela un vídeo en el Senado
El PP ha denunciado que el PSOE ha «colado» un vídeo electoral en el canal institucional del Senado durante la emisión del Pleno que se celebraba ayer, ante lo que elevará una «enérgica protesta» en la próxima reunión de la Mesa y Junta de Portavoces de la Cámara Alta y presentará también una «queja formal» a la Junta Electoral Central. El Senado ha atribuido a un error «técnico» la emisión del vídeo.


Mayoría absoluta del PP en cuatro de las seis principales capitales
El PP revalidaría por mayoría absoluta los ayuntamientos de Madrid (53% de los votos), Valencia (57,1%) y Málaga (52,8%), según la última encuesta de NC Report para LA RAZÓN. En todos ellos, el PSOE empeora sus resultados con respecto a las municipales de mayo de 2007. Además, en Sevilla, con el 50,4% de los votos, arrebata la alcaldía a la coalición PSOE-IU. Por su parte, en Zaragoza consigue ser la fuerza política más votada, con el 39,5% y con opción a mayoría absoluta mediante una coalición. Diferente es el caso de Barcelona, donde CiU será la fuerza más votada, seguida de PSC y PP.