La segunda protesta contra peajes catalanes se salda con 3087 denuncias

- La segunda protesta convocada por la plataforma #novullpagar (No quiero pagar) se ha saldado con 3.087 casos de impago de peajes, según datos de la concesionaria Abertis, que gestiona la mayor parte de los peajes donde se había organizado la convocatoria y que denunciará a cada uno de los infractores.

El seguimiento de la protesta, convocada en 13 peajes catalanes y en tres valencianos, ha provocado algunas retenciones importantes esta mañana, especialmente en los peajes de Vilassar de Mar (C-32), Martorell (AP-7) y Girona Sur (AP-7), si bien por la tarde el seguimiento ha sido bastante menor.

En un comunicado, Abertis destacado que la cifra de impagos registrada hoy entre las seis de la mañana y las 20 horas es un 43,5% inferior al registrado a esas horas el 1 de mayo, cuando esta plataforma convocó la primera protesta animando a no pagar en los peajes catalanes.

La compañía ha subrayado que su red de autopistas "no ha registrado problemas de tráfico relevantes, salvo algunas incidencias concretas en torno a los peajes de Vilassar, Martorell y Girona Sur, sobre las 12 y las 18 horas", cuando estaban convocadas las protestas, y ha recordado que denunciará a los infractores.

Por su parte, los organizadores han considerado un éxito la protesta de hoy, han reclamado al gobierno catalán que "deje de hacer de cobrador del frac de Abertis"y han avanzado que se proponen una nueva propuesta en junio y "una gran manifestación para parar las multas ilegales".

Hasta el jueves pasado, el Servicio Catalán de Tráfico había recibido de las concesionarias unas 16.000 denuncias por impago de peajes, de las cuales se han tramitado 1.291.

La principal protesta de la mañana se ha registrado en el peaje de Vilassar de Mar, donde se han concentrado unos 700 vehículos, según esta plataforma, que han colapsado el peaje.

El SCT ha precisado que en ese peaje se han registrado retenciones de hasta 6 kilómetros en sentido Barcelona y otros tres km en sentido Girona, mientras que en el de Martorell, también a esa hora, unos quinientos vehículos han bloqueado el acceso a todas las entradas del peaje, si bien el SCT calcula que la retención no ha superado el medio kilómetro.

En ambos casos los representantes de la plataforma convocante, que llevaban "senyeres"y "estelades"-banderas independentistas- han animado a los usuarios a no pagar el peaje con lemas como "España nos roba", "que pague Rajoy"o "No vull pagar", mientras los empleados de las concesionarias apuntaban las matrículas de los vehículos infractores.

Dirigentes independentistas como Joan Tardà (ERC), Alfred Bosch (ERC) o Uriel Bertran (Solidaritat Catalana per la Independència) han participado en las protestas, cuyos efectos también se han notado en peajes como los de Mollet del Vallès (C-33).

Las personas que no han pagado el peaje se exponen a una multa de cien euros y Abertis también les reclamará por la vía administrativa el importe no pagado.

Por la tarde, la única incidencia destacable han sido las retenciones de hasta seis kilómetros en Cabrils (Barcelona), en las proximidades del peaje de Vilassar de Mar (Barcelona), provocadas por vehículos adheridos a esta campaña que han marchado lentamente.

También ha habido concentraciones de varias decenas de vehículos en peajes como los de Martorell (Barcelona), en la AP-7, y se han generado algunas retenciones en la Roca del Vallès (Barcelona), pero no se ha llegado a colapsar ningún peaje, al contrario que esta mañana.

Por el contrario, la plataforma organizadora de la protesta ha apuntado en un comunicado que "la oleada de movilizaciones de las 18 horas ha sido aún más multitudinaria que la de las 12 horas".